lunes, 14 de enero de 2013

Enrique Anaut

Hoy en día solo canta en el metro
Enrique Anaut es un cantante y un claro ejemplo de fracaso nacido de Operación Triunfo. Hasta a Beth y a Juan Camus les fue mejor que a él, que ya es decir.

Se trasladó de su Pamplona natal, donde estudiaba Humanidades, a Madrid, donde trabajó como vendedor de enciclopedias, camarero y técnico de sonido.
Al comprobar que todo eso se le daba como el culo y su aspecto perroflauta le llevó a dedicarse a la música inspirado por Diego Torres, otro perroflauta del buenrrollismo que-te-cagas.

Ha sido corista de Tamara (la buena) en las actuaciones en directo y ha participado en dos musicales infantiles, concretamente en el cumpleaños de un tal Carlitos y de Anita.

Entró en la segunda edición de Operación Triunfo con la idea de salir vendiendo cientos de miles de discos y comprarse una mansión en Miami y acabó con un cólico nefrítico y cantando con el Singstar y de botellón con Terele Pávez en un portal, tras pulirse toda la pasta buscando por el mundo a una tal María José.
 Realizaba unas interpretaciones muy "libres" por así decirlo, y fue considerado como uno de los peores concursantes hasta la aparición de Esther Aranda. También es cierto que excepto Mai Meneses todos los de OT 2 terminaron dando la hostia.

Solo sacó un single que, de tan malo que es que dio la vuelta hasta convertirse de culto, pero como el resto de sus compañeros de la academia, pero poco más.  De hecho, solo consta que su single lo haya comprado una persona, y es que la letra de la canción es lo más estúpida desde la de La Macarena y bodrios similares. Lo del videoclip ya da para un episodio de Expediente X. Trompetas, movimientos de cadera imposibles, y un estribillo con muchísimo gancho al ritmo de María José, María José... a un paso de mí y tú no me ves. El videoclip era por decirlo de una forma suave de low cost. Un croma que al fondo no se veía nada. Solo un fondo negro.

Nisiquiera se molestaron en poner nada. Hizo una pequeña colaboración en un grupo de esos en plan de Fórmula abierta, llamado Lunae y ahí se acabó su carrera, si es que alguna vez empezó. Curiosamente tenía más trabajo antes que después de pasar por el concurso. Aunque él sigue intentándolo. Mientras, trataba de lanzar también su carrera como diseñador de ropa veía como compañeros suyos lo conseguían y él se comía los mocos. Cogió tal cabreo que acusó al jurado de OT de estar amañado, que una mano negra y tal y tal.

Debutó como actor en la serie de Telecinco Yo soy Bea haciendo de una especie de gay con el acento inglés peor hecho de toda la historia Después de eso lo metieron en un psiquiátrico un tiempo, ya que al parecer el tío es esquizofrénico. Tras salir de la institución redirigió su vida y empezó su camino al éxito. Fue contratado en una empresa de un polígono industrial con el toro moviendo pallets hasta que le despidieron al atropellar a una persona que se parecía demasiado a Toni Cruz. Trabaja actualmente en la sección de colchones en Ikea. No se dedicará a la música, pero al menos lápices pequeñitos no le van a faltar en casa y puede dedicarle canciones a Carola en lugar de a Maria José.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Para comentar en esta web hay dos vías. Una es usando los comentarios que cada página tiene para insultar a su autora y decir que este blog es una mierda. Tanta sinceridad puede llegar a que otros lectores se sumen a lo que es ya, un secreto a voces. La verdad duele.