jueves, 17 de enero de 2013

Karmele Marchante

Karmele, una caricatura de sí misma
María del Carmen "Karmele" Marchante Barrobés, nacionalista catalana (pero cobrando en Madrid), feminista y pro-abortista, es una periodista española y cantante conocida musicalmente como; Pop Star Queen.

Nacida para informar, con el mismo rigor o más con que se puso a cantar o a maquillarse a diario. Es una especie de ave carroñera que suele volar transportando pedazos de animales muertos y putrefactos. Su transformación es exclusivamente facial ya que presenta una cabeza ornitológicamente muy valiosa, por lo rara, aunque estéticamente pueda provocar repugnancia.

Es pura fachada, es como un maquillaje barato que no es capaz de esconder la fealdad. La tertuliana basa su actividad profesional en el chismorreo, el rumor y el oportunismo, y lo ejerce en programas deleznables, que explotan los sentimientos más bajos de la sociedad. Viéndola en acción, más que fiereza da la sensación de estrafalaria. Se ha hecho una experta en chismes, en cotilleo a granel, y en vísceras de criaturas que se prestan a las autopsias más variadas.

Jesús Mariñas le gritaba "¡Que te calles Karmele!", y triunfaban. Aquel dúo acabó mal. Una noche, Mariñas le dijo en DEC que se negaba a besarla porque él elegía muy bien lo que besa y Karmele le daba asco. Optó por dejar de pelearse con televisión española e invertir su energía en Haití. Puesto que ya concursó en el reality Supervivientes y tiene la capacidad de contagiar buen rollo en momentos duros.

Aclaró que no tenía intención de cantar Soy un tsunami porque entendía que no era una referencia demasiado afortunada. Sólo quería ayudar, animar a la gente, recoger cosas del suelo. Karmele Marchante ha querido recordar que tuvo que cubrir un escape de gas que casi termina en explosión como esto de Haití. En Haití no queda en estos momentos ni un solo chalé en pie y ni una sola línea de metro que funcione.

No está la cosa como para despreciar a alguien que quiere ayudar a los haitíes. Ella, que fue una de las pioneras del periodismo basura y esta misma corriente se volvió en su contra. Cada día en Sálvame la humillaban en directo y visto el poco aprecio que le tenían, decidió dejar la televisión e incluso a España. Su destino será Gran Bretaña. Lo ingleses ahora mismo están aterrados. Sus ex compañeros de Sálvame, lejos de apenarse, solo les faltó brindar con champán. Todos la pusieron a caldo. Jorge Javier Vázquez, dijo que le gustaría que volviera. que como periodista ya no se la creía.

Trayectoria televisiva

 

Iba por buen camino como profesional de la información. Inició su carrera en medios de prensa escrita tanto en Barcelona como en Madrid, en la UNESCO y como corresponsal en varios países. En televisión, el medio que le ha dado la fama, empezó como reportera de varios espacios informativos de TVE, como Informe Semanal. Pero prefirió el camino más fácil, el del cotilleo, que inició en la década de los ochenta en el programa La Tarde, que presentaba Pepe Navarro y posteriormente, ya en la década de 1990 en Pasa la vida, con María Teresa Campos, por no hablar de su salto al vacío como colaboradora del programa Tómbola. Pero fue gracias a su contratación como concursante de Supervivientes cuando comenzó su mutación fundamental. Al regreso de la isla, de cotilla a friki-star.

Tómbola

Abandonó cualquier atisbo de periodismo cuando comenzó a colaborar en Tómbola. En este programa, ella y otros que decían ser periodistas, cual pelotón de fusilamiento, preparaban una encerrona a un invitado, principalmente de medio pelo. Todo esto financiado con dinero público. Sus enfrentamientos con Jesús Mariñas hicieron famosa la frase "¡que te calles Karmele!". Karmele acusó a Carmen Sevilla de estafa en relación con su participación en una Fundación de ayuda a discapacitados y Carmen Sevilla fue al programa siendo ella la que la humilló a ella en directo, incluso casi la hace llorar.

Sálvame

Alcanzó el éxito más absoluto en el Sálvame de Jorge Javier Vázquez. Allí consiguió una dimensión estrafalaria notable. Un momento relevante fue cuando se instituyó en Pop Star Queen y pretendió ir a Eurovisión, es decir, repetir la estrategia de Chikilicuatre. Sumergida cada tarde en la corrala, conseguía un sobresaliente patetismo que recuerda el de aquel lejano Manolito Po-Zí que sacaban en Crónicas marcianas. Logró también que sus compañeros de plató la consideren la más friki de la casa. Hasta la hija de Margarita Seisdedos se atreve con Karmele Marchante. Ninguno de los colaboradores del programa le tenían aprecio. Karmele Marchante fue uno de sus miembros más polémicos. Y no por que fuese pionera a la hora de dar noticias (no aportaba nada y mentía cada vez que ofrecía una información), sino porque no se llevaba bien con ninguno de sus ccompañeros. Su actitud arrogante, su desprecio hacia los que no tenían carrera, su frikismo a la hora vestir y comportarse, sus ansias de notoriedad, su incapacidad para verse a sí misma tal y como es, una periodista de la prensa rosa y no una reputada profesional seria como ella dice que es y su gusto por meter cizaña la convirtieron en blanco fácil de insultos e incluso agresiones.Mermelada intentó matarla tirándole un trozo de plato de cerámica. La hemorragia hizo que todo el mundo corriera a socorrerla asegurarse que moría. El que llevaba la ambulancia se olvidó que estaba ella detrás por que había tenido una pelea conyugal y se distrajo un poco. Por no hablar de sus broncas en directo con Mila Ximénez. En una ocasión casi llegan a las manos. Cada vez que esto pasaba, Karmele decía que iba a dimitir pero no pasó hasta que, después de mentir sobre su propia vida en La Caja Deluxe y de que el programa le hiciese una cámara oculta para descubrirla, decidió poner punto y final.
Finalmente fue un punto y seguido y Karmele Marchante se bajó los pantalones y regresó sesis meses después ante el estupor de sus compañeros. Necesita ingresos para seguir pagándose las drogas clases de inglés. Su vuelta fue generada porque las polémicas con la colaboradora Chelo García Cortés están perdiendo fuelle y se busca una nueva enemiga que dé guerra entre los tertulianos, amén de ser el hazmerreir y saco de boxeo bufón perfecto. Karmele estrenó nueva sección y fue consejera sentimental. Se instaló un sillón con forma de corazón donde la gente podría dejar sus dudas amorosas. Evidentemente nadie vio su sección y es que, que esta mujer me venga a dar consejos de belleza era un chiste de mal gusto. Tras un tiempo, decidieron expulsarla al extranjero. Puede que al final no la hayan despedido porque las formas no han sido las correctas (lo de nominarla y demás) pero es cierto que allí ya no pinta nada.
La mandaron misión suicida a Perú para limar asperezas entre Sálvame y el programa Amor, amor, amor y fracasó. Los presentadores de Amor, Amor, Amor llegaron a decir que en el cortijo compartían todos la misma jeringuilla y llamaron fea a la Esteban e imbécil a Kiko Hernández.
Después de eso volvieron las humillaciones. Sobretodo cuando hicieron el test de inteligencia y quedó como la más lerda de todas por detrás incluso de Rosa Benito, una señora que lo único que ha hecho en la vida es ser una maruja y señora de.

Trayectoria como cantante

Cuando anunció que quería ir a Eurovisión,
fue la peor crisis nacional, incluso que 
la de los controladores aéreos
Decidió hacerse cantante y presentarse a Eurovisión, pero TVE se lo impidió. Impedir que Karmele Marchante representase a España en el deteriorado y casposo festival de Eurovisión supuso la interrupción de una línea de estupidez mantenida durante años por España. Karmele Marchante se defendía de su desafinada voz diciendo que hay gente que está lucrándose en el mundo de la música que desafina y ella quería ser parte de ello. Si TVE financió a Chikilicuatre, el esperpento de La Sexta, podía hacerlo con Marchante, el espantajo de Telecinco. La canción de Karmele deshechada por Televisión españolas fue reciclada para usarse como instrumento de tortura de Guantánamo. Presos que llevaban ocho años resistiéndose a hablar se ablandaron tras escuchar Soy un tsunami. El Chiki-Chiki era una broma, y estaba muy claro que no se trataba de nada más que eso, pero en el caso de Soy un tsunami daba la sensación que era muy en serio. Mención aparte merece el hecho de que cuando Rodolfo Chikilicuatre participó en el devaluado festival, desde la cadena amiga rabiaron a más no poder. En La Noria, por ejemplo, se pusieron muy serios para afirmar que la canción presentada infringía un montón de normas del concurso y, además, había puesto en peligro el honor de España. Pero claro, parece que eso de las normas y el honor computan distinto dependiendo de si lo haces tú o lo hace la competencia.

Después de Eurovisión

Su web le quita muchas energías. Escribió la friolera de dos entradas en tres meses y una es el pregón del Orgullo. Ser Karmele Marchante 24 horas al día, siete días a la semana tiene que consumir a cualquiera. Incluso a ella misma. Karmele Machante fue contratada por Carrefour para hacer de cajera en la sección de condones. El supermercado le agradece, de esta forma, que citara la frase Sexo en el Carrefour en la canción que optaba a Eurovisión y que fue descalificada por mencionar a Carrefour. La empresa vio en ella una gran profesional para promocionar material anticonceptivo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Para comentar en esta web hay dos vías. Una es usando los comentarios que cada página tiene para insultar a su autora y decir que este blog es una mierda. Tanta sinceridad puede llegar a que otros lectores se sumen a lo que es ya, un secreto a voces. La verdad duele.