jueves, 17 de enero de 2013

Kristen Stewart

Ni para mandarnos a la mierda es expresiva
Kristen Jaymes Stewart es una actriz estadounidense con cara perpetua de estar oliendo una mierda, principalmente conocida por su papel en Crepúsculo, donde interpreta a Bella Swan. Hasta un zombi deThe walking dead es más expresivo que ella. Solo tiene dos registros; triste y jodidamente triste. De hecho, decimos que es una mujer porque todo el mundo lo dice, nosotros no estamos seguros. Por ello, cuando era una niña sufría bulling porque no le apetecía depilarse y lo suyo era más de ir como si fuera un chico con la ropa de su hermano. Y claro, esas cosas pasan factura y más si estás rodeado de crueles compañeros en el colegio que no son vampiros o licántropos. Hoy en día femenina lo que se dice femenina, poco.
Le puso los cuernos a Robert Pattinson con el director de la película de Blancanieves y la leyenda del Cazador, con el agravante que estaba casado y con hijos. Fue pillada por un paparazzi y fue una lenta caída hacia el olvido tras hacerse pública. Después de enterarse Robert por la prensa de que tenía más cuernos que un safari por Kenya, todos los amigos comunes de ambos dejaron de lado a Kristen, hasta Katy Perry. Con los medios en contra y Charlize Theron cabreada, también perdió la custodia del perrito Bear. Vamos, que no le va a quedar ni perro que le ladre. Poco después, Kristen fue obligada por Pattinson a hacer un comunicado público pidiendo perdón públicamente.
No sirvió de nada y Pattinson lloró en los brazos de Reese Witherspoon, mientras que ella buscó consuelo en Jodie Foster, la cual está muy enfadada por haber engañado a Robert, pero con tal de hacer ventosa la perdona.
Luego volvió con el cara de pala, pero todo tiene pinta de relación-montaje para promocionar futuras películas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Para comentar en esta web hay dos vías. Una es usando los comentarios que cada página tiene para insultar a su autora y decir que este blog es una mierda. Tanta sinceridad puede llegar a que otros lectores se sumen a lo que es ya, un secreto a voces. La verdad duele.