martes, 23 de abril de 2013

Lucía Gil

De mayor quiero ser juguete roto de Disney
Lucía Gil es una cantante y actriz creída y estirada niñata española, llamada la Hannah Montana española, conocida por ganar la primera edición de My Camp Rock en Disney Channel. Tiene una legión de fans zombificados que se tragaron todo el marketing llamados Lugilators.
Sus padres, con ganas de ganar pasta a través de su hija, la dejaron sin infancia y la presentaban una y otra vez al concurso de canto Veo veo.
A pesar de tener una carrera más consagrada y profesional que ya más quisieran muchos triunfitos, se presentó al concurso My Camp Rock de Disney Channel España, quitando la oportunidad a muchas desconocidas. Así comenzó su carrera en Disney Channel a hacer giras, conciertos y en definitiva, a ver como se le iba la infancia. La pobre cree desde entonces que canta bien, pero la eligieron por su cara bonita y lo de cantar era muy secundario.
En 2009 la llamaron para hacer el papel infantil de Gran Reserva de TVE interpretando a Claudia, la única hija de la familia Cortázar, pero no les convenció mucho su actuación y a su personaje lo mataron al final de la primera temporada.
Pasó a ser la cantante principal de un grupo niñato-piji-asqueroso llamado Pop4U, surgido de la serie de Disney Channel España La Gira e inspirado en Santa Justa Klan. En la serie La Gira de Disney Channel España interpreta a Laura, la vocalista del grupo Pop4U. La serie es tan cutre que hasta es peor que Cambio de Clase. Eso tendría que decirlo todo.
Desde el 2012 participa Violetta, una serie argentina como la hermana de Natalia y estudiante de la escuela de música llamada Studio 21. Por suerte para ella, los de Disney no matan personajes. Aunque en este caso deberían, ya que la serie es una niñatada no apta para personas con edad mental superior a los tres años.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Para comentar en esta web hay dos vías. Una es usando los comentarios que cada página tiene para insultar a su autora y decir que este blog es una mierda. Tanta sinceridad puede llegar a que otros lectores se sumen a lo que es ya, un secreto a voces. La verdad duele.