martes, 25 de junio de 2013

Adam Sandler

Tiene cara de tonto, pero en realidad el tonto es el que
ve sus películas
Adam Richard Sandler es un actor estadounidense con cara de yanqui panoli que cree que es gracioso pero no lo es. Claramente tiene la gracia en el culo, más concretamente y lado ñoño hace vomitar. Las producciones hechas bajo el influjo de Sandler y derivados son, por lo general, tan poca cosa como pretenden ser, producciones sin mucho interés por contribuir a enriquecer la historia del cine ni a intentar arrancarles una nota que colgar en la puerta de la nevera.

Siempre hace los mismos papeles dado su limitadísimo y mediocre catálogo de rutinas y su empeño por repetirlas incansablemente, tratando de aparentar novedad.

No tiene ni pajolera idea de como llevar ningún personaje a la pantalla con un poco de gracia, sin mover un maldito músculo, sino por el mero hecho de que los personajes no son más que un pelele a cargo de las gracietas de siempre. Gracietas sin gracia. Sus interpretaciones bien merecerían el Oscar y hasta un Goya, todos ellos obviamente, por vía rectal. Quien quiera un mensaje moral edificante, mejor lea una tarjeta de felicitación en alguna tienda. Ahorrará su dinero y, más importante, su tiempo. Para colmo, cada vez sus películas son peores.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Para comentar en esta web hay dos vías. Una es usando los comentarios que cada página tiene para insultar a su autora y decir que este blog es una mierda. Tanta sinceridad puede llegar a que otros lectores se sumen a lo que es ya, un secreto a voces. La verdad duele.