jueves, 13 de junio de 2013

Antonio Resines

Con un sueño de Resines da para una serie de diez años
Antonio Fernández Resines es un rapero y actor español ficticio producto de un sueño de Diego Serrano con el Síndrome del encasillamiento crónico. Esta ensoñación es del método landista. No sabe actuar sin chillar o berrear y cuando lo hace parece que está a punto de meterle la escobilla del water por el culo a alguien. Está realmente cómodo encasillado en el papel de hombre castizo inculto. Y verle siempre haciendo lo mismo es cansado. Aun así, hay que reconocer que en el anuncio de Krissia está que se sale, pero desde que se despertó de aquel largo sueño, no ha dado pie con bola.

Biografía


Iba para abogado o periodista, pero tuvo un compañero de clase que lo reorientó hacia el mundo de la actuación. El culpable fue Fernando Trueba. Gracias a ser amigo de este, encadenó una serie de películas a finales de los 70 y principio de los 80 hasta llegar a Ópera prima. Ahí ya después picaron algunos directores y lo contrataban pensando que estaba ahí por talento, cuando en realidad era por tener las amistades que tuvo, que si no hoy en día estaría barriendo calles o de basurero. En los años 80 tenía papeles a porrón, aunque de poca trascendencia y siempre haciendo de españolito garrulo. Con Acción mutante tocó fondo como actor. De hecho, le contrataron como mudo para la serie de Antena 3 Los ladrones van a la oficina.
Logró recuperarse, pero a partir de 2002 empezó su declive y pérdida de credibilidad como actor, ya que fue cuando empezó a trabajar en Los Serrano. Esta serie empezó bien, pero con el tiempo, la trama se volvió de lo más surrealista y dando sensación de relleno y su última etapa ya era un despropósito total. El final de la serie es más penoso que el de Lost si cabe... todo fue un sueño de Antonio Resines. Los pocos adeptos que la vieron hasta el final montaron en cólera y mandaron cartas bomba a Telecinco a diario.
En 2003 participa en la película dirigida por su amigo Jesús Bonilla, la infame El oro de Moscú, en la cual desfilan actores famosos por la pantalla en busca de un tesoro que nunca salió de España. Aun así no aprendió la lección y también aceptó participar en La daga de Rasputín.

Contrato con Telecinco

Por alguna razón, alguien de Telecinco decidió contratarle en exclusividad y tenían que meterlo en algún lado. Así que lo primero que surgió fue Cheers a la española. Resines fue el psiquiatra Frasier Crane. Dijeron que harían todo lo posible por ser fiel a la original, lo cual producía escalofríos imaginarse a Resines de sotisficado psiquiatra. Aquello acabó pareciendo más bien un spin-off de Los Serrano y tropecientas series al uso.
Tras este fracaso iniciaron otro proyecto. Iba a protagonizar El profesor, una serie que iba de un profe de insti que lo trasladan a un pueblo. Un Doctor Mateo profe. Los productores se justificaron diciendo que era por que no era el momento. Esto se puede traducir que era una mierda y que no saldría a la luz hasta que fuera parecido en algo a una serie de televisión que no estuviera plagiada de otras series. Telecinco se dio cuenta hay que innovar un poco en televisión y que no se puede ver, una y otra vez, el mismo producto. Las tramas juveniles de los alumnos no eran muy diferentes que a las de series como Física o Química o Compañeros. Finalmente jamás vio la luz. Tras firmar el contrato de exclusividad, Resines sólo intervino en Cheers y su última aparición televisiva fue un cameo en Aída como barrendero, vamos que hasta que le encontrasen algo lo iban a tener barriendo.
Fue por fin en 2013 cuando prepararon otra serie llamado He visto un Ángel. En esta ocasión, un constructor que, por la crisis, cae en desgracia y se mete en problemas. Para remediarlos, decide cambiar de vida e intercambiarse con su hermano gemelo, que es sacerdote. Antonio Resines interpretará a Antonio Resines, al gemelo de Antonio Resines al igual que el papel de Antonio Resines que hizo en Cheers o el papel de Antonio Resines en Los Serrano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Para comentar en esta web hay dos vías. Una es usando los comentarios que cada página tiene para insultar a su autora y decir que este blog es una mierda. Tanta sinceridad puede llegar a que otros lectores se sumen a lo que es ya, un secreto a voces. La verdad duele.