miércoles, 26 de junio de 2013

Raquel Sastre

¡Llámame Xaxi Alonso!
Raquel Sastre es una cómica que cae bien, pero como monologuista es un asco y como humorista bastante mediocre. Su único mérito es el ser amiga de Pablo Motos, Flipy y compañía. Ha sido calificada como la mejor cómica murciana que ha grabado en Paramount, si no se tiene en cuenta que es la única que lo ha hecho hasta ahora.

Se crió con chicos y ella era la única niña, con lo cual creció bajo la supervisión de dos adolescentes muy animales. Se subía a los árboles, se tiraba, jugaba a peleas y era en definitiva muy bestia.
Se dedicaba a escribir chorradas en un blog de humor y muy malo, por cierto. Entonces la llamaron de El Terrat. Le hicieron una prueba y no la cogieron.

Entonces volvió a su trabajo de funcionaria. Pero ella no aceptó un no por respuesta (ni como pregunta) y lo volvió a intentar. Entonces envió un texto y un vídeo. Para que dejara de enviar cosas la mandaron con Chema otro cómico de Paramount Comedy, y él la dejaba un rato en las actuaciones. Luego se dedicó a hacer actuaciones en solitario con monólogos típicos de mujeres "mi novio esto, mi novio lo otro...", actuaciones, y consiguió algo así como un gritón de seguidores de Twitter.

 Luego se dedicó a hacer guiones, ya que los de El hormiguero buscaban mujeres de ver buen que fueran un poco graciosas. La leyeron en Twitter y como en su perfíl decía que era cómica con eso les bastó a una serie de ojeadores en busca de talentos. Cosa que demuestra que las madres se equivocan al decir que perdemos el tiempo escribiendo majaderías en Internet.

Desde entonces no hay bar de Murcia que no se haya recorrido. En alguno, incluso, ha actuado. También ha actuado en series amateur hechas con cuatro duros como Entre líneas y El divo. Series que no hemos visto y ni falta que nos hace.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Para comentar en esta web hay dos vías. Una es usando los comentarios que cada página tiene para insultar a su autora y decir que este blog es una mierda. Tanta sinceridad puede llegar a que otros lectores se sumen a lo que es ya, un secreto a voces. La verdad duele.