miércoles, 19 de junio de 2013

Violeta Santander

La mandíbula no es porque me hayan partido la cara, es que tengo
vértigo
Violeta Santander es una harpía bastante capulla que le va la marcha, la cual le debe la vida a Jesús Neira Rodríguez. Pero lejos de agradecérselo la muy cabrona encima se cabreó con él por meterse donde no le llamaban e interrumpir su sesión sado-maso en plena calle y que se cayó sola dos veces porque sufre de vértigo. Curiosamente días atrás se chocó contra el pomo de una puerta y le dejó el ojo morado. Todo esto le encumbró como una de las personas más odiadas de España, incluso por encima de Aída Nízar.
Todo empezó cuando su novio drogata se escapó del centro de desintoxicación y fue a Madrid a follarse a su novia. Cuando iban al hotel a follar sonó el teléfono de Violeta y el yonki creía que era un tío con quien le ponía los cuernos y en la puerta del hotel le dio dos ostias a ella y un profesor que pasaba por allí que lo vio pegándole y por meterse por medio recibió un hostión y estuvo en como a a punto de morir.
Mientras Jesús Neira se debatía entre la vida y la muerte, ella se forraba a costa del suceso haciendo platós en Telecinco y Antena 3. Por suerte, el karma hizo justicia con el tiempo y le sucedieron una tras otra desgracia.
Primero descubrió que su novio le puso los cuernos.
Luego murió su maltratador su marido. Todo apuntaba a una sobredosis (no hicieron falta muchas autopsias). Ella casi se suicida. Acabó en un psiquiátrico. Él era un mantenido y hasta le pagaba las drogas comida.
Su padre fue detenido precisamente por maltratador.

Enlaces externos


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Para comentar en esta web hay dos vías. Una es usando los comentarios que cada página tiene para insultar a su autora y decir que este blog es una mierda. Tanta sinceridad puede llegar a que otros lectores se sumen a lo que es ya, un secreto a voces. La verdad duele.