martes, 13 de agosto de 2013

Victoria Casinello

Victoria Casinello, más conocida como Toya, la madre pija y racista de ¿Quién quiere casarse con mi hijo? es una especie de Ana Botella, aunque anteriormente participó en una de las entregas de Princesas de barrio.

Precisamente estuvo relacionada con una de ellas: Jessi. La "princesa de barrio" comenzó a trabajar como asistente personal de May Caso, una diseñadora de alta costura. Una noche, la llevó a conocer a una de sus mejores amigas y esta era Toya. Hay quien asegura que Toya y su hijo, José Luis de la Guardia, son la misma persona. Va rápido tras un biombo y se pone una peluca y un vestido y rápidamente hace de su madre. Esta posibilidad es tan posible como aterradora.

Si bien sus niveles de pijerío y machismo llegan a producir úlceras sangrantes, su modo de llevar toda esta experiencia resultan de lo más divertida. Procura llevar todo con el mejor sentido del humor posible, llegando en varios momentos a parecer todo un personaje de las mejores películas de Pedro Almodóvar.

El caso es que a pesar de tener pasta, ya que según dice es mujer de un diplomático, no le da mucho a la cirujía estética y los colgajos de piel parecen escrotos. Si le da, entonces es para coger al cirujano por los cojones y darle vueltas. Cuenta la leyenda que ella es en realidad el fruto del amor entre un hombre y una boxer, dando así nacimiento a la única mujer mitad hombre, mitad boxer.

Una vez terminado el paripé programa, Mermelada Vázquez anuncío su fichaje por Sálvame. Luego la metieron en Campamento de verano para pasar tres días. Su objetivo: Poner un poco de orden y dar alegría, aunque también quiere que se pongan un poquito al día en materia de glamour.
Qué sentido tiene esto en un campamento de verano, solo al mono desquiciado que hace los guiones del programa lo sabe.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Para comentar en esta web hay dos vías. Una es usando los comentarios que cada página tiene para insultar a su autora y decir que este blog es una mierda. Tanta sinceridad puede llegar a que otros lectores se sumen a lo que es ya, un secreto a voces. La verdad duele.