miércoles, 25 de septiembre de 2013

One Direction

One Direction es una gay band británica-irlandesa basura comercial prefabricada con deshechos de los cástings de X Factor centrada en engañar a las adolescentes, que se vuelvan locas y compren todos los productos que saquen. En estudio dan el pego con tanto arreglo, modulador de voz, sobreproducción, photoshop y hormonas adolescentes femeninas, pero en directo ya es para pedir cita con el otorrinolarincólogo. Sus componentes tienen la misma cara de subnormales que los Jonas Brothers y una preocupante falta de personalidad compensada por una brillante campaña de márketing que rápidamente se extendió su fama al resto del planeta. Por suerte, esta clase de grupos suele durar menos que una tarta en la puerta de un colegio. Eso sí, Matt Cardle, ganador de X Factor se comió los mocos. Por suerte, cuando se cansen de ellos desaparecerán y las discográficas dejarán de tocar los cojones. Alguno lo intentará en solitario, pero le irá de pena.
Por no ser, nisiquiera fueron capaces de inventarse un nombre y se lo plagiaron a un grupo americano, los cuales tiene pensado demandarles a menos que lluevan millones de tropecientos de dólares. Eso o cambiar el nombre, lo cual no sería la primera vez que una boyband inglesa se ve obligada a cambiar de nombre. Westside tuvieron que acabar llamándose Westlife.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Para comentar en esta web hay dos vías. Una es usando los comentarios que cada página tiene para insultar a su autora y decir que este blog es una mierda. Tanta sinceridad puede llegar a que otros lectores se sumen a lo que es ya, un secreto a voces. La verdad duele.