domingo, 16 de junio de 2013

Patxi Alonso

Que sí, que soy gracioso
que mi madre siempre lo dice
Patxi Alonso es un pseudo periodista y pseudo presentador español, popularmente conocido como el típico graciosete vasco cuyas gracias caen como una patada en el escroto. Dio el salto a televisión en la cadena autónomica vasca ETB, donde conduce junto a Anne Igartiburu el concurso La Gran Oportunidad.
En 1996 es contratado por Telecinco, en la que presenta otro concurso El club de los listillos que le venía que ni anillo al dedo. En la siguiente temporada, da un salto espectacular a su carrera colaborando con Ramón García y Ana Obregón en el programa de culto ¿Qué apostamos?, pero lo devolvieron contrareembolso a Telecinco. Todo fue de mal en peor y acabó en las autonómicas de nuevo. Lo rescató La Sexta para presentar programas deportivos en los que trata de hacer el programa animado y distendido pero solo lograba provocar vergüenza ajena comportándose como si estuviera en una taberna con sus amigos.
También resulta inaguantable e insoportable como comentarista, ya que es demasiado forofo del Athletic de Bilbao, por que el día que en la facultad de periodismo dijeron que un periodista debe ser objetivo y no un forofo debía estar tirando coctels molotovos. Las actuaciones de Patxi Alonso son bochornosas por que parece no darse cuenta que está narrando para toda España y que sus comentarios son parciales llegando incluso a níveles de desprecio o de ignorancia respecto al rival de su equipo y de un nível mínimo. El papel que hace Patxi Alonso lo podría hacer cualquier seguidor del Athletic y más barato o gratis.
Luego le dieron un programa llamado Minuto y resultado, un remedo de Carrusel deportivo deportivo. Lo presentó casi siempre sin afeitar y casi sin peinar, dando la impresión que la productora cogió al primero que pasaba por la calle y lo puso frente a la cámara. Lopetegui lo recordará siempre con cariño por su inestimable ayuda y preocupación cuando este se desmayó en medio de un programa que presentaba y él aprovechó para hacerse el gracioso mientras yacía en el suelo inconsciente. Patxi Alonso se preocupó primero de mandar el programa a publicidad, y luego de ver como está su compañero. Si se hubiera hecho algún daño de importancia se habrían perdido unos segundos que quizás podrían ser valiosos. Si, son cosas del directo y en un programa de televisión hay que sacar las castañas del fuego como sea, pero primero son las personas y después está el trabajo ¿o no?.
Lo último que hizo fue presentar el programa de tertulia deportiva Futboleros, una copia de Punto pelota, la cual moderaba de puta pena. Allí hablaban de fútbol como borrachos de bar. Tenía a un ex-árbitro profesional para analizar las jugadas polémicas, pero se pasaba por el forro de los cataplines su opinión y para colmo se burlaba de él y su criterio. Le sustituyó Enrique Marqués, que tampoco es que lo haga mucho mejor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Para comentar en esta web hay dos vías. Una es usando los comentarios que cada página tiene para insultar a su autora y decir que este blog es una mierda. Tanta sinceridad puede llegar a que otros lectores se sumen a lo que es ya, un secreto a voces. La verdad duele.