martes, 23 de abril de 2013

Mel Domínguez

¡A mí me hablas en español!
Mel Domínguez es una Attention Whore, prima subnormal de Salvador Raya, que de pequeña, en vez de sumar y restar, le enseñaron a odiar a los catalanes, pero acabó siendo progre y comiéndole el rabo a los independentistas. Dice ser andaluza, pero un día se mudó a Cataluña y a los pocos días los catalanes le comieron el tarro, comió un pa amb tomaquet radiactivo, le salieron más dientes que una pelea de perros, se le separaron los ojos 30 centímetros y perdió el acento andaluz. Sus neuronas fueron muriendo poco a poco y se lobotomizó de tal manera que hoy en día es incapaz de entender la catalanofobia.
Saltó a la fama cuando subió en YouTube un vídeo demagógico con planteamientos difíciles de entender por infantiles y simplones defendiendo a los catalanes y poniendo a parir a los de su propia tierra. También se pasa de la raya generalizando, cayendo en lo mismo que la gente de la que se queja. En el momento dijo que era respetable que los andaluces quisiesen independizarse porque de Despeñaperros para abajo parece un país completamente distinto perdió toda credibilidad.
Hay quien cree que una maniobra nada espontánea y es una actriz preparada por el entorno nazionalista para seguir alimentando el odio contra el resto de España. Algo así como el vídeo de la extremeña que le decía desde Cataluña al presidente de su antigua autonomía que estaba "integrada" en Cataluña.
Lo más probable es que sea otra con ganas de salir en los medios como Haplo Schaffer o JPelirrojo y forrarse de pasta
Los catufos independentistas al ver su vídeo, tuvieron un orgasmo y vieron una oportunidad de usar una vez más el victimismo trasnochado, cosa que denota el ansia de esta gente por agarrarse incluso a sus argumentos infantiles por esta nueva moda del independentismo

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Para comentar en esta web hay dos vías. Una es usando los comentarios que cada página tiene para insultar a su autora y decir que este blog es una mierda. Tanta sinceridad puede llegar a que otros lectores se sumen a lo que es ya, un secreto a voces. La verdad duele.