lunes, 22 de julio de 2013

Marlène Mourreau

Marlène Mourreau es una guarrilla medio tonta y mala copia de Marilyn Monroe francesa que se abrió paso en el mundo de la farándula en un abrir y cerrar de piernas. Incluso se rumorea que se pueden contratar sus servicios como prostituta de lujo.

Empezó de modelo en 1985, cuando fue elegida Dama de Honor de Miss Francia y a partir de ahí realizó una carrera de modelo. En 1990 da sus primeros pasos en la televisión con programas eróticos. En 1995 se presentó a las elecciones francesas con el PLA, prometiendo, entre otras cosas, preservativos gratuitos, sin tener demasiado éxito.

A su llegada a España, protagonizó un montaje, anunciando su relación con Jesús Vázquez, cuando éste todavía no había salido del armario y estaba empeñado en ocultarlo haciéndose el macho.
Llegó a la televisión española de la mano de José Luis Moreno en la década de los 90, interpretando la pose de rubia ingenua y chapurreando un sexy castellano con acento francés. Consiguió su mayor popularidad con aquella aberración televisiva que fue El Semáforo, ya que el contraste con Asunción Embuena, su compañera de co-presentación la elevó a mito erótico.

Poco a poco su suerte acabó hasta tener que ganarse la vida en el mundo rosa revelando sus líos amorosos con diferentes famosos. Uno de ellos implica a Ivonne Reyes, Pepe Navarro y seguro que mermelada.
Cayó más bajo al aceptar participar en Gran hermano VIP. Míticas sus persecuciones tórridas al actor Fabio Testi.

A partir de aquí ya solo malos rollos y caida al vacío. Peleas con el novio con patada en los cojones incluida En 2006 fue su última aparición como concursante de Supervivientes, donde fue la primera expulsada a las pocas horas del inicio del concurso. Tras eso, solo ha colaborado ocasionalmente en diversos programas de televisión.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Para comentar en esta web hay dos vías. Una es usando los comentarios que cada página tiene para insultar a su autora y decir que este blog es una mierda. Tanta sinceridad puede llegar a que otros lectores se sumen a lo que es ya, un secreto a voces. La verdad duele.