sábado, 12 de enero de 2013

Homeopatía

La homeopatía es la ciencia que estudia como aprovecharse de la desesperación y la angustia de las personas enfermas.
Caracterizada por el uso de remedios sin ninguna base experimental ni científica. Es un timo porque supone engañar a otro con falsas promesas y esperanzas, hacer pasar por científico algo mito-mágico y hacer creer a la gente que además es efectivo. En este timo se basan los productos "homeopáticos" como la pulsera del equilibrio o los supuestos poderes del Actimel, en el efecto placebo, que solo cura los síntomas y no las enfermedades. La enfermedad sigue ahí y que cada día que pasa crece y se hace más dañina.
Basa su teoría (jamás probada) argumentando que la dilución acuosa en partes infinitesimales de compuestos presuntamente curativos ayudarían a tratar algunas enfermedades evitando los efectos secundarios. Consideraba el buen doctor Hahnemann que la potencia curativa de su método era inversamente proporcional a su concentración, es decir; a más dilución del producto más energía y eficacia. Y se quedó tan pancho.

Los estudios que hacen los homeópatas son fraudulentos en los que no se recogen los datos de forma escrupulosa ni hacen bien los estudios para evitar errores y sesgos intencionados o no. Los "medicamentos" son escencialmente bolitas de azúcar que sólo sirven para endulzar el café. Para justificarse, los homeópatas usan tres argumentos, a cual más increíble. Uno es absolutamente pseudocientífico: el agua, el alcohol y el azúcar tienen memoria selectiva, pues mediante un pase de magia la sustancia activa y sólo ella les pasa sus propiedades curativas al agitarlos juntos en una coctelera. El segundo es el argumento de la Santísima Trinidad: como no hay forma de entenderlo lo dejan sin resolver y buscan refugio en la mística oscuridad de la ciencia futura. El tercero es el argumento del curandero: a mí me funciona. Así el homeópata es indistinguible de videntes, astrólogos y quiromantes. Gracias a esta ciencia, ciudadanos pasan mucho de ir a un médico cuando tienen un problema de salud porque hay un montón de cabronazos que le venden una cosa que no funciona sin sentirse ni mal.
La homeopatía demuestra que cualquiera se monta un chiringuito para ganarse la vida aunque para ello se sirva de la dilución del engaño en partes tan infinitesimales que ni siquiera la Ministra del ramo se pueda dar cuenta.

Chistes sobre la homeopatía

  • Lo igual cura lo igual: El padre de la homeopatía, Samuel Hahnemann, observó que la ingestión de quina provocaba la misma fiebre que ayudaba a combatir y empezó a tejer su pintoresca teoría: lo que cura a los enfermos es una dosis de lo que causa su propia enfermedad. Si el principio fuera cierto, apunta Sanz, la penicilina provocaría gonorrea y a los asfixiados se les resucitaría administrándoles monóxido de carbono.
  • Bébete un lago: Hahnemann se puso aún más creativo y estableció el principio según el cual al enfermo hay que suministrarle dosis infinitesimales de la misma sustancia que le hizo enfermar. Los homeópatas siguen realizando disoluciones que dejan el número de Avogadro en pañales hasta el punto de que ni los más sofisticados análisis logran encontrar una sola molécula de la sustancia original que se empezó a mezclar.
  • Hocus Pocus: Además de cortito de ginebra, el remedio homeopático se sirve agitado, como los martinis de James Bond. No basta con disolver la solución original en litros y litros de agua, también se debe agitar la mezcla en cada paso para que adquiera sus propiedades curativas. Lo mismo que el toque de varita o el soplido de los magos.
  • Memoria del agua: Ante semejantes disoluciones, ni los propios homeópatas son capaces de distinguir una mezcla homeopática del agua del grifo, así que toca buscarse una buena coartada: la memoria del agua. Según las bases de la homeopatía, el agua recuerda los principios curativos y los mantiene a pesar de las disoluciones. Curiosamente, al agua le pasa como los humanos, que tiene memoria para lo que quiere y solo recuerda los principios bondadosos. Por otro lado, si cada molécula de agua de nuestro planeta tiene memoria de los sitios por donde ha pasado, intentarían vengarse de los humanos.
  • Ante la falta de resultados reales, la homeopatía se guarda una carta en la manga: el remedio homeopático se suele administrar al tiempo que se aplica la medicina real, de modo que si ésta funciona, se acaba apuntando un tanto.

Cosas que supuestamente prueban que no es un timo

  • ...pues al gato de el amigo de un primo mío le funcionó
  • ...al abuelo del amigo de un amigo le funcionó.

Testimonio de gente curada por la homeopatía

  • Un ciego se curó, y ahora solo es la mitad de ciego.
  • A un enfermo de cáncer ya no se le cae el pelo desde que toma remedios homeopáticos y ha dejado la otra medicación.
  • Un amigo del amigo de mi primo tomó una pastilla roja y entró en Matrix.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Para comentar en esta web hay dos vías. Una es usando los comentarios que cada página tiene para insultar a su autora y decir que este blog es una mierda. Tanta sinceridad puede llegar a que otros lectores se sumen a lo que es ya, un secreto a voces. La verdad duele.