sábado, 22 de junio de 2013

Christina Rosenvinge

Maldigo Internet, por culpa de las descargas
no vendo ni un disco
Cristina Rosenvinge Hepworth, conocida como Christina Rosenvinge, es una cantante española que es como una esfinge y canta con la laringe. Con Álex y Christina y Christina y los Subterráneos tuvo su mejor época allá por los 80. Esperó a cumplir 50 años para descubrir a la Velvet Underground y usó tretas y engaños para hacerse amiga de Sonic Youth. Actualmente solo aparece de vez en cuando para sacar un disco que por lo general, nadie compra y a sus conciertos van tres o cuatro gatos.

De pequeña siempre tuvo claro que eso de trabajar cansaba y nunca lo hizo, por lo que ya de adolescente empezó a hacer sus pinitos en el mundo de la música. Debutó como cantante y posteriormente como compositora en el grupo Ella y Los Neumáticos. Edi Clavo, el batería y amigo de su hermano mayor, fue el que la metió en el grupo. Para que le dejase cantar su madre puso como condición que todos vinieran a su casa a tomar el té. Su madre solía preguntarle que si luego tenía que alternar con los clientes. Evidentemente esto aclara en dónde conoció su padre a su madre.
Después forma Magia Blanca, con Álex de la Nuez.

El resto del grupo se fue a hacer algo útil en sus vidas y dejaron solos a Christina y Alex, así que cambiaron el nombre del grupo por Álex & Christina y los fichó Warner, con la condición de que el single Chas y aparezco a tu lado lo produjera Nacho Cano. Su intención era masificarlos y aquello fue mala idea. Se quemaron muy rápido. Solo grabaron dos álbumes. El primero muy popular, pero el segundo ya fue un fiasco, así que se separaron.

En 1991 empezó su carrera en solitario, aunque al principio mantuvo un nombre de banda, Christina y Los Subterráneos. En España no tuvo mucho éxito, así que se fue a vender el disco a las Américas, que como todo el mundo sabe, las modas van atrasados aproximadamente una década. Luego ya en solitario le dio por hacer música introspectiva y experimental y ya esto fue bastante intragable, por lo que acabó viviendo debajo de un puente en Nueva York donde inicia una nueva carrera en el mundo anglosajón cantando en el Metro de Nueva York. Volvió a su país natal cuando pusieron hilo musical en el Metro. Hoy en día cuando crees que la ves, cruza la pared, hace chas y aparece a tu lado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Para comentar en esta web hay dos vías. Una es usando los comentarios que cada página tiene para insultar a su autora y decir que este blog es una mierda. Tanta sinceridad puede llegar a que otros lectores se sumen a lo que es ya, un secreto a voces. La verdad duele.