martes, 18 de junio de 2013

Mila Ximénez

El médico no me hace el lifting porque tengo
demasiados plieges...sinf!
Milagros Ximénez de Cisneros Rebollo es una pseudo periodista con cara de pasa y voz de haberse fumado 20 cajetillas de Malboro que se ganan la vida de en programas de telebasura.

De su periplo como escritora preferimos no hablar por respeto a la profesión de escritor. Curiosamente tenía más pinta de vieja y era más fea de joven.
Las pintas que llevaba y el peinado tampoco es que ayudase mucho.

Estuvo casada con el tenista Manolo Santana, del que dice que es un mal padre y un abuelo de mierda. Suponemos que el divorcio no acabó muy bien.

Comenzó a estudiar periodismo, pero vio que no le hacía falta y la contrataron en el Diario ABC. Tras trabajar con Jaime Peñafiel, en La Revista, colabora, en el programa radiofónico Directamente Encarna, que conducía Encarna Sánchez en la Cadena COPE.

Allí luchó por el amor de Encarna, la cual tenía una relación a tres bandas con ella e Isabel Pantoja. Encarna Sánchez la convenció para que se comprase una casa en La Moraleja, ya que mientras siguiera lamiéndole bien no le faltaría trabajo, pero un día se lo mordió y la despidió. Ella se quedó sin trabajo y con la deuda de la casa, la cual vendió a un señor que no le pagó y se quedó en la absoluta ruina.

Desapareció en 1987 y no apareció hasta que murió Encarna Sánchez por lo que aprovechó para dejar caer que le había comido la almeja a su jefa. También afirmó que Encarna había mantenido una larga relación sentimental con Isabel Pantoja, pero esto ya lo sabía todo el mundo. Gracias a estas declaraciones pasó a convertirse en la archienemiga de La Pantoja.

Gracias a estas declaraciones, regresó hasta aquel fatídico año 2000, para colmo en televisión, donde muchos creyeron ver a una pasa parlante. Se incorporó a Telecinco, colaborando en casi todos los programas marujiles y telebasura en general, tales como Crónicas Marcianas, TNT, A tu lado, La Noria o Sálvame y sus múltiples versiones. Cuando estalló el escándalo de Isabel Pantoja y Julián Muñoz, no dudó en hacerse íntima amiga de Maite Zaldívar, por aquello de unirse contra el enemigo común. El karma le dio su castigo cuando Rodríguez Menéndez la acusó de borracha, drogadicta y proxeneta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Para comentar en esta web hay dos vías. Una es usando los comentarios que cada página tiene para insultar a su autora y decir que este blog es una mierda. Tanta sinceridad puede llegar a que otros lectores se sumen a lo que es ya, un secreto a voces. La verdad duele.