jueves, 18 de julio de 2013

Poncio Pilato

Poncio Pilato, también conocido como Pilatos fue un coleccionista de llaveros de la provincia romana de Judea cuando Jesucristo vendía enciclopedias de puerta en puerta. De hecho, llevaba una vida bastante tranquila hasta que se cruzó ese barbudo en su camino.
Poco se sabe de su vida, pero por alguna extraña razón se lavaba las manos hasta para las cosas más insospechadas. Se casó con Incontinencia Suma Claudia Procula. Se dice que era de Tarraco, por lo que se deduce que era catalán.

Fue designado prefecto de Judea por Tiberio e intentó romanizar Judea sin éxito por culpa del Frente Popular de Judea, el cual daba mucho por culo. Por aquella época su líder era Barrabás. Tuvo un mal comienzo en su puesto al colocar unas insignias de oro y que brillaban demasiado por lo que deslumbraban a los judíos mientras labraban la tierra, pescaba y hacía usura. Los judíos se revelaron y como no tenían soldados como para matar a seis mil judíos y no se había inventado los campos de concentración, cedió.

Luego construyó un acueducto para llevar agua a Jerusalén y para pagarlo pidió al Sanedrín que se lo subvencionara. Cedieron bajo la condición de que se ocultara el origen de los fondos y que no se supiera, pero el acuerdo fue descubierto. Los judíos acamparon delante del templo en plan 15M, pero Pilatos, harto de esto, mandó matar a los perroflautas. Después de esto le cogió gusto a eso de matar.
Un día vio a Cristo por la calle alunizando con su carromato un mercadillo e inmediatamente pensó que era un poco gilipollas, pero completaba a la perfección su colección de llaveros de Judea. Había otro igual en el último fascículo de la revista centurión, pero estaba de viaje por entonces. Fue entonces cuando se le ocurrió grandiosa idea de crucificar a alguien que podía convertir el agua en vino, en vez de invertir en él.

Tras esto, pidieron la hoja de reclamaciones y fue destituido del cargo. Decidió reconducir su vida e inventó el pilates. Montó una cadena y se hizo rico, aunque lo fundieron a impuestos y Suiza no existía.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Para comentar en esta web hay dos vías. Una es usando los comentarios que cada página tiene para insultar a su autora y decir que este blog es una mierda. Tanta sinceridad puede llegar a que otros lectores se sumen a lo que es ya, un secreto a voces. La verdad duele.