martes, 18 de junio de 2013

Belén Rueda

Me he caido y no me puedo levantar...
que alguien me busque una silla de ruedas
Belén Rueda es una actriz y presentadora de televisión española que en sus papeles pone cara de "acabo-de-leer-la-factura-del-gas" y siempre acaba en silla de ruedas, si no es por una enfermedad degenerativa, es por partirse una pierna corriendo por la playa o tropezando con un mejillón mutante. Haber sido la mujer del creador compulsivo de series ñoñas Daniel Écija y ser amiguita de Milikito le abrió muchas puertas. Otro caso de enchufismo crónico que aunque sorprendentemente buena actriz, está muy sobrevalorada. Hay muchas actrices infinitamente mejores, hartas de hacer castings, con tablas y habiendo estudiado para ello que no consiguen nada aun teniendo el talento para ello. Pero claro les falta lo de Belén, es decir, mardios y amigos influyentes que las enchufen y les regalen papeles en series y pelis. El mundo del cine la reconoció dando el salto a la gran pantalla, pero esos retrocesos tan raros hacia atrás que suele hacer le restan prestigio.

Biografía


Debutó como azafata florero de José Luis Moreno en el programa VIP Noche, ascendiendo con los meses al puesto de copresentadora, ya en la época en que el presentador era su amiguito Emilio Aragón. Después trabajó para varios programas de la cadena, repitiendo con Emilio Aragón en muchas ocasiones, programas tales como Telecupón o Ta tocao.

Inicios como actriz


Después de un tiempo en Antena 3 volvió a Telecinco, esta vez para debutar como actriz y algo quemadilla, ya que perdió toda la alegría. Su primer trabajo fue como no, con Milikito en Médico de familia, haciendo de intrépida reportera. El personaje de Clara Nadal dio para otra serie de periodistas, en el que interpretó a Clara Nadal... haciendo de intrépida reportera. A falta de una serie sobre Clara Nadal haciendo de intrépida reportera, hizo sus primeros pinitos en el cine. Primero fue un cortometraje llamado Retruc que como casi todos los cortometrajes nadie vio. Luego una vez más Daniel Écija la enchufó en Los Serrano haciendo de profesora que antes era una intrépida reportera que tras separarse de su marido vuelve a casa en busca de uno de repuesto y el primer pringado fue Diego Serrano y deciden recuperar el tiempo perdido. Tanto lo recuperan que, después de una intensa sesión sexual acrobática, deciden casarse e irse a vivir juntos con sus respectivos hijos. Muere pero no muere, ya que todo fue un sueño. Los guionistas recurrieron al viejo truco de "...y entonces, se despertó" para poner fin a la serie. Los adeptos a la serie montaron en cólera y mandaron cartas bomba a Telecinco a diario.

Consagración como actriz


Tras hacer tropecientas series de mierda gracias a su matrimonio con Daniel Écija y programas estúpidos, abandonó temporalmente Los Serrano para rodar la pelicula que la consagró como actriz; Mar adentro de Alejandro Amenábar. En ella compartió reparto con Javier Bardem, al cual le dio una lección de cómo se debe actuar...o eso o es que Bardem lo hizo rematadamente mal. Su final dramático parece carne de secuela: Mar adentro II: la historia de una mujer que quiere que le practiquen la eutanasia pero olvida constantemente porqué. Recibió el Premio Goya a mejor actriz revelación por este papel y no se lo discutimos. Luego la llamaron para papeles series y mandó a tomar por culo a Los Serrano.
En 2007 tuvo su primer papel protagonista en El orfanato, una película con aires de obra maestra que en realidad no es más que un remake o refried de tópico tras tópico del cine de terror que mezcla Los Otros con Peter Pan y Destino Final. Acaba otra vez en silla de ruedas al romperse misteriosamente una pierna en una playa. Estaba claro que el muñeco tenía que jugar el juego, pero Belén Rueda tarda media película en enterarse. Belén Rueda la palma, final feliz. Incomprensiblemente esta película fue elegida por la Academia Española para representar a España en los Óscar 2008, pero afortunadamente no fue seleccionada entre las cinco finalistas.
Dio el salto a Hollywood con un papel en Savage Grace codeándose con la mismísima Julianne Moore. Pero luego dio un salto mortal hacia atrás participando en 8 citas con Fernando Tejero de prota. Lo de Belén Rueda no es más que un cameo, pero aun así imperdonable. Lo de la parodia sin ninguna gracia de Spanish Movie tiene un pase, pero que aparezca Berto Romero haciendo de pitufo cabe preguntarse que cojones tiene que ver eso con el cine español que se supone que era lo que se estaba parodiando, pero eso ella no tiene la culpa.
Luego fue se ofreció a trabajar en la primera película de Óskar Santos cuando se conocieron en Mar Adentro. El resultado fue El mal ajeno, una mezcla de un episodio de Hospital Central, El protegido de Shyamalan y demasiados géneros. Belén Rueda hace una aparición contada de tres minutos y la verdad, sobran dos minutos y medio. Totalmente prescindible y solo para dar caché a la película. Imprescindible para las amantes del botox y cuidados faciales. El final absurdo como la película enterita, de cabo a rabo.
Después de tres películas que si se suma el tiempo de todas no da ni para diez minutos rodó otro papel protagonista en Los ojos de Julia, un psychothriller con ecos de Alfred Hitchcock con cierto retrogusto muy mal digerido. Belén Rueda interpreta tres papeles: la ciega, la hermana que ve de puta madre, y la misma hermana que de repente es ciega también. Por supuesto su labor es mostrar que como mujer mejora con los años y que como actriz elige los papeles con el culo.
Hizo de tuerta en una película de intrigas de palacio muy básicas del nivel "quítate tú para ponerme yo" llamada La princesa de Éboli. Película que se supone que relata una historia de amor apasionado, pero la del parche se arrima a quien le da un poco de cariño. Tensión sexual bajo mínimos. Cualquier foráneo pensará que ha sido argumentada por holandeses o ingleses porque tergiversa la realidad de mala manera.
En El barco interpretó a una mujer que aparecía en una lancha de salvamento siendo rescatada por el Estrella Polar, tras haber sobrevivido al naufragio de un barco, aunque las malas lenguas advierten que en realidad se tiró en marcha de el velero en el que iba cuando se acabó la Coca Cola y solo quedaba leche [1]
Volvió al cine de la mano de Montxo Armendáriz con No tengas miedo, una insipida película que más bien parece un reality, donde la cámara sigue a Michelle Jenner por la ciudad, mientras se dedica a mudarse de casa en casa, a ir al instituto, a trabajar aquí y allá, a tocar el chelo, etc.
De vueltas a la televisión con Luna: El Misterio de Calenda Interpretando a una juez que investiga sucesos extraños en un pequeño pueblo junto a su hija adolescente.

Notas


  1. Huída de Belén Rueda de su barco

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Para comentar en esta web hay dos vías. Una es usando los comentarios que cada página tiene para insultar a su autora y decir que este blog es una mierda. Tanta sinceridad puede llegar a que otros lectores se sumen a lo que es ya, un secreto a voces. La verdad duele.