viernes, 14 de junio de 2013

Paula Rojo

Papi, quiero un pony
Paula Rojo, más conocida como "La del ukelele", es una cantante española y mala copia de Mai Meneses que plagió el estilo de Conchita [1], pero añadiéndole mucho azúcar.

Canta y compone canciones no aptas para diabéticos dado su altas dosis de azúcar con su estilo country/ñoño/pop que tan rápido se escucha, tan rápido se olvida. Las letras parecen escritas por una quinceañera descubriendo el mundo a su alrededor, que aunque no resultan vergonzosas, pasan por todos los clichés adolescentoides habidos y por haber.

Estaba todos los días sentando en una mesa a su hermano pequeño y obligándole a jugar a la ceremonia del té con ella hasta que se presentó a Tu si que vales, pero solo obtuvo el voto positivo de Risto Mejide. El resto le dijo que se dedicara a otra cosa.

Donde se dio a conocer en la primera edición de La voz, donde a pesar de no llegar a semifinales, acabó fichando por una discográfica mientras que del ganador nada se sabía.
Su single no corrió demasiada suerte, porque apenas cuatro semanas después de ponerse a la venta ya no figuraba entre los 50 temas más vendidos. En cualquier caso, en el clip se dedica a jugar con muñequitos de origami, hojas y demás cosas. Presentó su primer single en programas cutres de Telecinco como Qué tiempo tan feliz, El programa de Ana Rosa, Sálvame y el Gran Hermano catorce.

Mientras tanto, publicó su primer disco, Érase un sueño. Disco que no comprará ni Dios a pesar de haberlo requete publicitarlo en todos los programas de Telecinco.
Su disco debut arranca con ritmos country con una Paula tratando de ser Miranda Lambert pero más bien termina siendo la princesa Mérida de Brave. Todo muy Disney y estilo La Oreja de Van Gogh que dan ganas de darle una patada en la boca para despertarla de su fantasía adolescente.

Como siga por ese camino mejor que vaya buscando ya su ukelele de nuevo o que espere a que haya una plaza libre en Los Supersingles. Con el tiempo acabará en el olvido, su ukelele en un trastero y si hay alguna justicia, el violín se lo introducirán en el ojete.
Apenas 6 meses después de la edición de Érase Un Sueño, reeditó el disco con más contenido, When I’m Gone (Cups) de Anna Kendrick, que no es más que una escusa para aprovechar el mercado navideño.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Para comentar en esta web hay dos vías. Una es usando los comentarios que cada página tiene para insultar a su autora y decir que este blog es una mierda. Tanta sinceridad puede llegar a que otros lectores se sumen a lo que es ya, un secreto a voces. La verdad duele.