jueves, 4 de julio de 2013

Cristina Cifuentes

Mi marido no está fugado, está
viajando a lo mochilero por el mundo
Cristina Cifuentes Cuencas es una política española del Partido Popular antidemocrática que cree que todo el mundo es ETA, sanciona a los que no están de acuerdo con sus políticas de represión y es por eso que propone reformar la ley para dificultar la presencia de piquetes. Se posiciona contraria a las acampadas en plazas públicas y a acciones reivindicativas. Opina, sentencia, recopila, resume sobre todo y sobre todos. Prohibe manifestaciones a la izquierda mientras que autoriza a la derecha. Halaga y felicita a los policías de porra fácil mientras que califica de golpistas a los manifestantes que se manifiestan frente al Congreso de los Diputados.

Su carrera política era casi desconocida a pesar de llevar 17 años ocupando cargos públicos y sobre todo, a pesar de su notable afán de protagonismo, apenas lograba que a trancas y barrancas su nombre ocupara unas breves líneas en los medios de comunicación.
En la actualidad, ocupa el cargo de delegada del Gobierno de España en Madrid dirigiendo todos sus esfuerzos en combatir a los perrofalutas y a hacer cábalas con el número de asistentes a manifestaciones.

 Cifuentes formó parte de la candidatura del Partido Popular por Madrid al Congreso de los Diputados y al Senado para las elecciones generales de España de 2011. Desde entonces ha sido muy criticada por las órdenes de cargar a la policía en manifestaciones recientes, que produjeron muchos heridos, aunque casi todos eran perroflautas.

Defiende que hay que respetar y cumplir la ley pero e da la paradoja en su vida política que su marido se encuentre en paradero desconocido y buscado por la justicia para que liquide las deudas que tiene pendientes con empresas y particulares tras quebrar el estudio de arquitectura del que era propietario titular. De esto no hace declaraciones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Para comentar en esta web hay dos vías. Una es usando los comentarios que cada página tiene para insultar a su autora y decir que este blog es una mierda. Tanta sinceridad puede llegar a que otros lectores se sumen a lo que es ya, un secreto a voces. La verdad duele.