jueves, 18 de julio de 2013

José Blanco López

Dí que sí, campeón
José Blanco López, también conocido como Gasoliño Pepe Blanco aunque le gusta más que le llamen Pepiño Blanco, es un político socialista corruto corrupto español con cara de somnoliento cabreado y un Maquiavelo sin el BUP acabado. Palmero fundamentalista de ZP con el único mérito de ser un charlatán y bull dog de Zapatero. Tiene un CI negativo lo que le llevó a ser incapaz de terminar primero de la carrera de Derecho que tan bien cuadra en la doctrina del PSOE.

No es más que un patético trepa de partido que mostró una etiqueta de anís del mono como única titulación y un folio en blanco por currículum y llegó a la cima del poder de un pais que entre progres, sectarios y culturetas es el puto hazmerreír del mundo. Entre sus mayores logros destacan la movilización en su pueblo natal para que su partido nunca gobernase y el enriquecimiento del léxico español con sus valiosas aportaciones a la Real Academia Española (con términos como "ación", "inspeción", "esceción"...) Actualmente trabaja como el sparring a sueldo de un Gobierno que corretea ahora por las teles igual que una gallina loca recién descabezada.

Un despropósito con gafas y un Mister Bean empalagosamente feliz. Es algo más que el ministro de Fomento; es el alter ego de Zapatero, que habla para decir lo que el presidente quiere que se diga sin que ZP sufra por ello el consiguiente desgaste político. Su padre era peón y su madre alfil. Cursó el Bachillerato en el Instituto Juan Montes de Lugo. Allí tuvo como profesor de Filosofía que entonces militaba en el Partido Socialista Popular y le metió pájaros en la cabeza.
Fue ascendiendo hasta llegar a ser el ideólogo de un Gobierno torticero y más digno de timonear la portería de 13 Rue del Percebe que España. Ha memorizado el Manual de supervivencia para aprendices de Goebbels y trata de aplicarlo a su lastimera realidad.

José Blanco tomó de su propia medicina cuando se pasó por el forro la presunción de inocencia de Francisco Camps y pedía su dimisión, pero no presenta su propia dimisión ante su implicación en el caso Campeón. Todo por culpa de un empresario encarcelado que canta y acusa a todo el que se mueve de aceptar sus sobornos a cambio de "subvenciones". Para que no falte un perejil, el abogado del empresario que acusa a Blanco es el que defiende a algunos procesados por Gürtel. Sin embargo, lo más doloroso para Blanco debe de ser ver cómo, desde su propio partido, no ha habido una salida en tromba a defender su honorabilidad y los que lo han hecho, lo hicieron con tibieza unos, con torpeza otras y unos terceros se frotan las manos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Para comentar en esta web hay dos vías. Una es usando los comentarios que cada página tiene para insultar a su autora y decir que este blog es una mierda. Tanta sinceridad puede llegar a que otros lectores se sumen a lo que es ya, un secreto a voces. La verdad duele.