jueves, 17 de enero de 2013

Adriana Abenia

En 2010, después de haber triunfado en Aragón Televisión y de haber disfrutado de una fructífera carrera como modelo fue fichada por Telecinco para presentar Fresa Ácida, con el que se la pegó ella, Carmen Alcayde y Cinta Méndez. Solo le duró seis semanas.

Su estrellato llegó como reportera de Sálvame. Su objetivo era tener un espacio propio y ser una megastar. Allí dejó momentos para el recuerdo, como aquél en el que se le cayó el vestido en directo o cuando se quedó atrapada en mitad de la nieve en Logroño. Se dedicó a hacer reportajes con fortuna y llegó a ser la 'chica favorita' de políticos y realeza (hasta la princesa Letizia se paraba a saludarla) Pero su trabajo como reportera también le ha pasado factura.

Sufrió una crisis de ansiedad que le tuvo una semana de baja. Abandonó el programa porque estaba harta de hacer de rubia tonta. Ante esto, Telecinco desveló el nombre de su sustituta. Almudena Martínez, ex concursante de Gran Hermano. Se rumoreaba que podría acabar en Tonterías las justas, pero mientras la llamaban de algún sitio, se ganaba el jornal despelotándose. La pobre pensaba que se iba a comer el mundo echando pestes de todos y la iban a llamar de todos lados, pero estuvo un año comiéndose los mocos. Como mucho, colaborando con Aragón TV donde presentó las campanadas de final de año. Tuvo que volver con el rabo entre las piernas de nuevo a Telecinco y Paz Padilla tuvo que volver a tragar a la larga. Su labor era encargarse de ser la portavoz de las redes sociales en el Deluxe. Su participación sin embargo, fue menguando. Aunque el proyecto en el que vendió su alma al diablo todo apunta a que podría copresentar Supervivientes y otros proyectos de diarreicos de Mediaset. Incluso podría ser la presentadora de MQB.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Para comentar en esta web hay dos vías. Una es usando los comentarios que cada página tiene para insultar a su autora y decir que este blog es una mierda. Tanta sinceridad puede llegar a que otros lectores se sumen a lo que es ya, un secreto a voces. La verdad duele.