miércoles, 16 de enero de 2013

Jonás (profeta)

Jonás entendió de muy mala manera quien manda
Jonás fue un profeta que Dios mandó a predicar a Asiria para persuadirlos de arrepentirse de su maldad o de lo contrario su ciudad quedaría destruida. Algún malpensado diría que lo que fue era a amenazarles de mala manera. Jonás al principio se negó y se fue en barco creyendo que así podía huir de él. Dios es amor, pero llevarle la contraria lo cabrea bastante y si además no tienes cápsulas de nescafé, lo tienes crudo.
Dios, que antiguamente era muy vengativo, le mandó una tempestad e hizo que una ballena se lo tragara. Allí estuvo prisionero durante tres días. Por suerte, un ballenero japonés que estaba cazando ballenas con fines científicos, lo rescató. Después de eso, Dios le volvió a mandar lo mismo y esta vez, escarmentado le hizo caso. El pueblo entero le hizo caso a Jonás porque ya sabían de antemano como se las gastaba. Eso sí, Jonás como profeta una mierda, ya que lo único que predijo no se cumplió, por lo que más que profeta debería ser llamado "el tío ese que se lo comió una ballena" y poco más.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Para comentar en esta web hay dos vías. Una es usando los comentarios que cada página tiene para insultar a su autora y decir que este blog es una mierda. Tanta sinceridad puede llegar a que otros lectores se sumen a lo que es ya, un secreto a voces. La verdad duele.