jueves, 17 de enero de 2013

La niña de Rajoy

La niña se volvió kinki con el paso del tiempo
Victoria Esperanza Mariana Rajons, más conocida como La niña de Rajoy, era una niña que un día entró a matar a Mariano Rajoy Durante un mitin, ya que estaba programada por los Iluminatis para ello.

El caso es que esa pobre niña no pudo hacerlo por la falta de ingesta de chuches, ya que con la subida del IVA no se los podía permitir con la mierda de paga que le daban sus padres.
Después de este intento abortado de asesinato, la última vez que fue vista llevaba un bonobús e iba acompañada de un abuelito jubilado de Endesa.

Desde que la nombró, los paparazzi no dejaban de buscarla y ya no podía hacer topless en la playa. María Patiño, no dejaba de llamarla para que fuese a DEC para entrevistarla y pasó mucho miedo.

A su padre le quemaron el coche dos veces sus compañeros de la guardería. Todo esto hizo que descuidara sus estudios y le quedaron asignaturas en el curso y la pasaron a una clase de "tontos", lo que llevó a que abandonara los estudios a temprana edad.

Acabó en la cárcel a los doce años cuando abortó y tiró el feto al contenedor de plástico en vez de en el del orgánico. Se casó con una camionera, pero su matrimonio tuvo una crisis al no poder adoptar un niño.
Tras divorciarse de forma laica, se casó con un fontanero que la maltrataba y optó por dejarle cuando casi la mata de un golpe con una tubería. Se mudó al País Vasco y se hizo de las juventudes abertzales. Con el tiempo se convirtió en una perroflauta y vivió entre cartones en el Metro de Madrid, hasta que se unió a otro perroflautas de Democracia Real Ya, donde contrajo Sida. Murió entre horribles dolores porque su médico no quiso hacerle la eutanasia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Para comentar en esta web hay dos vías. Una es usando los comentarios que cada página tiene para insultar a su autora y decir que este blog es una mierda. Tanta sinceridad puede llegar a que otros lectores se sumen a lo que es ya, un secreto a voces. La verdad duele.