lunes, 14 de enero de 2013

Pulsera del equilibrio

Tiempos oscuros en los que no existía las pulseritas y la gente se caía
Una pulsera del equilibrio es aro de goma que incorpora dos hologramas que sirve para que se equilibre lo que tu tienes de dinero con tu nivel de gilipollez. Sirve como detector de gilipollas y para ir con una pulsera guay por la calle y todos te señalen con el dedo diciendo Mira, por ahí va el gilipollas ese.
Es una patraña del autoengaño, pero que al menos ni hacen daño a nadie, ni las hemos de pagar todos con cargo a la Seguridad social. Aseguran que la mayoría de sus usuarios experimentan en su vida aumento de equilibrio, fuerza, flexibilidad, resistencia, coordinación o ritmo. Nada que no pueda conseguirse durmiendo lo necesario, bebiendo menos alcohol o llevando una vida más ordenada. Pero que alguien piense que poniéndose una pulsera pueden desaparecer casi todos los males pasados, presentes y venideros, parecido al de quien lleva encima una estampa de la Virgen del moco. Las copias piratas han comenzado a brotar como hongos, aunque los importadores de las pulseras originales dicen que no son lo mismo porque sus hologramas "no han sido activados". Nadie sabe como "se activan" los hologramas. Es un secreto mejor guardado que la fórmula de la Coca Cola.

Argumentos
Ellos aseguran que el cuerpo humano está formado por células que mantienen una actividad físico-mecánica y química, pero también eléctrica, cosa que es cierto. Pero como todo el mundo sabe, para colar una mentira debe taparse con alguna verdad, o verdad a medias. También dicen que restaura el equilibrio electromagnético de tu cuerpo aislando a cada célula viva de los factores externos que le impiden funcionar al 100% de sus capacidades, cosa que es indemostrable y no ofrecen ningún estudio científico o cualquier otro. Funciona por sus santos cojones. El poder según ellos de las pulseras, reside en sus mágicos hologramas integrados con frecuencias que reaccionan positivamente con el campo de energía del cuerpo. Esto no es más que un enunciado absurdo adornado de palabrería pseudo científica. Pueden alegar, e incluso funcionar, como remedio para trastornos y enfermedades de todo tipo, pero en la mayoría de los casos su publicidad se limita a promesas sobre circunstancias de nuestra salud que dependen básicamente de nuestra percepción subjetiva (fuerza, resistencia, elasticidad, equilibrio, energía, vigor o estado de ánimo). La holografía no es más que una técnica fotográfica que permite recrear imágenes tridimensionales, que ni genera ni puede almacenar "frecuencias". 
En cualquier caso, aunque no sea malo para la salud, el coste de este producto es demasiado elevado para algo que no deja de ser un placebo y por ello, un timo.

Admisión
La principal empresa de las pulseras de La Pajín finalmente admitió que no funcionan, que de tecnología del rendimiento, nada. Admitieron que no hay pruebas científicas verificables. Los usuarios que esta pulseritas de mierda ya pueden avergonzarse oficialmente de su estupidez. La Australian Competition and Consumer Comission condenó a la compañía a eliminar la "publicidad engañosa" de su sitio web y el embalaje publicar este aviso, devolverle el dinero a los consumidores que se consideren engañados y quitar las palabras "tecnología de rendimiento" de la propia pulsera.

Curiosidades
  • Nacho Vidal también lleva una pulsera del equilibrio, pero no en la muñeca.
  • Israel regalará una pulseras del equilibrio a cada palestino. Aunque la comunidad internacional lo considera un hermoso acto humanitario, ciertas fuentes afirman que lo hacen para que los átomos de los suicidas no se despeguen tanto cuando vuelen en pedazos, evitando así que lo pongan todo perdido.
  • Leire Pajín está así gracias a estas pulseritas.
  • Nadie las compra, a todo el mundo se las regala alguien.
  • Si crees en las propiedades de la pulserita y has cobrado por llevarla, eres un tonto con caché.
  • Si crees en las propiedades de la pulserita y no has cobrado por llevarla, eres un memo crédulo.
  • Si no crees en las propiedades de la pulserita y has cobrado por llevarla, eres un codicioso de mierda sin escrúpulos.
  • Si no crees en las propiedades de la pulserita y no has cobrado por llevarla, eres un gilipollas.
  • En general sirve para identificar a los gilipollas de los demás.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Para comentar en esta web hay dos vías. Una es usando los comentarios que cada página tiene para insultar a su autora y decir que este blog es una mierda. Tanta sinceridad puede llegar a que otros lectores se sumen a lo que es ya, un secreto a voces. La verdad duele.