jueves, 17 de enero de 2013

Rodrigo Rato

Los primeros en abandonar el barco
banco son las ratas Los Ratos
Rodrigo de Rato y Figaredo es un político y economista español experto en hacer quebrar todas las empresas por donde pasa, cosa que tiene predisposición genética, ya que su padre y hermano quebraron dos bancos en los años sesenta. Como dice el refran "de tal rata, tal ratilla". También es experto en ser el primero en largarse.
Como vicepresidente segundo del Gobierno y ministro de Economía y Hacienda liberalizó el suelo con Aznar y sentó las bases de la burbuja inmobiliaria. Llevó a cabo la mayor privatización del país: Argentaria, Tabacalera, Telefónica.
En 2003, su nombre fue barajado como posible sucesor de José María Aznar al frente del PP y candidato a la presidencia del Gobierno, pero finalmente Aznar eligió a Mariano Rajoy. Fue elegido vicepresidente primero del gobierno.
En las elecciones de 2004, concurrió como número dos en las listas del PP de Madrid y resultó elegido diputado, cargo al que renunció poco menos de tres meses más tarde al ser nombrado Director Gerente del FMI donde sentó las bases de la crisis financiera internacional. Con él, el FMI vivió en una burbuja de optimismo mientras se gestaba la mayor crisis financiera desde la Gran Depresión de 1929. Las deficiencias impidieron prevenir la crisis; falta de comunicación, sesgos analíticos, presiones políticas, autocensura, y falta de supervisión y control por parte de la dirección del FMI. Muchos de esos problemas fueron heredados por Rato y surgieron una década antes. Luego optó por hacerse banquero e hizo quebar Caja Madrid y Bankia. Eso sí, cuando ve la cosa chunga, abandona el barco el primero.
Con todo este curriculum Telefónica decidió ficharlo para sus consejos asesores de Latinoamérica y Europa, ya que Iñaki Urdangarín dejó una plaza libre. El cachondeo es máximo, pero al menos hundirá telefónica y así se terminará el monopolio de las telecomunicaciones en España.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Para comentar en esta web hay dos vías. Una es usando los comentarios que cada página tiene para insultar a su autora y decir que este blog es una mierda. Tanta sinceridad puede llegar a que otros lectores se sumen a lo que es ya, un secreto a voces. La verdad duele.