sábado, 12 de enero de 2013

Silvia Raposo

Deja a tu marido, que desde el más allá hay un run-rún que paqué
Silvia Raposo es una especie de gremlin choni, orco de Mordor o travelo de aspecto yonki con supuestos superpoderes. A pesar del sonado caso de Telesierra, se dedica a echar las cartas del tarot a gente ingenua que la llama por teléfono a un 806, para preguntarle sobre algún aspecto de su vida a horas intempestivas. A esta criatura de la noche se la suele hallar en La Sexta (Astro Tv) el cual está lleno de supuestos videntes y tarotistas que cada noche no hacen más que engañar a la gente que los llama y a los otros pringaos que esperan a entrar eternamente y pagan sin salir en antena.
Suele recibir llamadas desesperadas de personas víctimas de enfermedades y problemas varios que ella soluciona frente a una vela con consejos de pacotilla escoltada por dos ventanitas ocupadas por dos telefonistas. Entre sus grandes consejos se hayan por ejemplo, que una persona deje a su pareja porque no le conviene. Cuando no logra contactar con el más allá por falta de cobertura, pide ayuda a una señora situada en un cuadrito que te quita los malos rollos con un "te abro los caminos y mando mis ángeles de luz". Su índice de aciertos es más o menos el mismo que el de Sandro Rey.
Eso sí, tiene el don de bilocación. Es capaz de estar en dos canales simultáneamente, con diferentes vestidos y diferente peinados, milagro que se confirma con el cartel de "Directo" que hay en ambas. Eso si es poder mágico y lo demás tonterías. Pero ni se te ocurra llamarles timadores que te denuncian y te ponen dos velas negras. Tampoco la llames en directo que se cabrea El resultado en el que sí acierta y de pleno es cuando recibes la abismal factura de teléfono.

Curiosidades

  • En su vida anterior era un hombre... al igual que en esta.
  • Poco conocida es su vida personal. Aunque parezca cursi tiene una relación reiki con Sandro Rey. Este tipo de relación consiste en que aveces muerde la almohada él y aveces ella. La tenia mas grande que él y le hizo un buen destrozo anal. Cuando llegan al orgasmo, Sandro se queda dormido diciendo aquello de "Bendiciones y buenas noches". Ella termina el ritual de apareamiento limpiándosela en la cortina.

Artículos relacionados

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Para comentar en esta web hay dos vías. Una es usando los comentarios que cada página tiene para insultar a su autora y decir que este blog es una mierda. Tanta sinceridad puede llegar a que otros lectores se sumen a lo que es ya, un secreto a voces. La verdad duele.