martes, 18 de junio de 2013

Beatriz Trapote

Beatriz Trapote durante la entrevista-trampa que la hundió
Beatriz Hernández Trapote es la enemiga de Belén Esteban y novía por conveniencia de Victor Janeiro. Demostró la tesis de El Jueves compartida con Ángel Martín que para presentar un programa hoy en día solo hay que tocarle la churra a un torero. Víctor Janeiro en este caso.

Tuvo claro desde muy pronto que lo suyo era trabajar en la tele a toda costa, incluso era capaz de acostarse con hermanos retrasados de famoso retrasado si no quedaba más remedio. Coincidía a menudo con Belén Esteban, y poco a poco, como el roce hace el cariño se hacen bastante amigas y comparten confidencias.

En una ocasión la mandaron a hacer una entrevista a Víctor Janeiro y pensó que era el primo perfecto para adentrarse en el famoseo. Si le salía mal, pues airearía los trapos sucios de la familia Janeiro que no son pocos.

Tras esto, se fue a una isla desierta. Pero volvió por que alguien le dijo que otra furcia le quería quitar su gallina de los huevos de oro novio. Vio como su popularidad crecía tras su paso en el reality Supervivientes. La periodista quiso estar en todos los conflictos que se cocinaban en los pasillos de Telecinco. A partir de ahí, se hizo enemiga de Belén Esteban, la cual la acusa de callarse como una puta de lo que realmente le ha ocurrido a Andreita en Ambiciones, por miedo a la Campanario.

Pero sus ansias de protagonismo eran tan evidentes y abrumadoras que pocos la soportaban en los pasillos de la cadena. Hasta Jimmy Giménez Arnau y María Teresa Campos se lo dijeron en directo. Sus ansias de poder y de protagonismo, su intento de ser profesional y su orgullo le hicieron caer en lo más bajo cuando, tras publicar un libro de sexo, se descubrió que no lo había escrito ella. Lo que se preveía como una divertida entrevista sobre su libro Kamasutra sin límites, se convirtió en una tensa batalla entre la periodista y los colaboradores de La Noria, los cuales le había preparado un encerrona.

El libro resultó no ser tan suyo, ya que ella únicamente había escrito 37 de 200 páginas que contenía y además, esas páginas restantes eran prácticamente iguales a las de otro libro editado hacía cinco años, incluso hay quien sospechaba que no había escrito nada. Ante el descubrimiento, Jordi González quiso saber qué había escrito Trapote, pero ella no supo responder y abandonó el plató entre pucheros. Jordi González, que se sintió "estafado" por Beatriz, pidió a sus compañeros de La Noria que no pagaran a Trapote por haberles tomado el pelo.

Pagó caro ser la enemiga de Belén Esteban, ya que libros-timos escritos supuestamente por famosos abundan, pero si lo intenta publicitar en Telecinco, peor. Trapote fue una víctima de su propio juego. Prometió retirarse de la televisión durante un tiempo, pero fue mentira, siguió de colaboradora de Ana Rosa Quintana.

Poco a poco se fue diluyendo y ya nadie se acuerda de ella. Pasó de ser uno de los personajes más mediáticos de la televisión a caer en el ostracismo más patético.

Varias amantes del nerd de Víctor Janeiro salieron en varios platós dando detalles de sus relaciones sexuales, para deleite de los más cotillas y sobretodo pervertidos. Hubo quienes insinuaron que todo este circo mediático fue orquestado por la propia Trapote para recuperar la popularidad perdida. Se marchó a Colombia en una misión humanitaria después de ser acusada de plagiar el libro, de montajista y de conocer públicamente que el torero Víctor Janeiro le había sido infiel. Quiso lavar su imagen, pero a los pocos días estaba harta de tanto pobre y mierda y fue a hacerse una manicura. Regresó a la televisión y por la puerta grande. Presentará Vuélveme loca en sustitución de Celia Montalbán cuando se tomó sus vacaciones, pero ya no era lo mismo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Para comentar en esta web hay dos vías. Una es usando los comentarios que cada página tiene para insultar a su autora y decir que este blog es una mierda. Tanta sinceridad puede llegar a que otros lectores se sumen a lo que es ya, un secreto a voces. La verdad duele.