domingo, 16 de junio de 2013

Jessica Rabbit

Los años no pasan en balde
Jessica Rabbit fue una mujer-dibu preciosa pelirroja que la pobre padecía una enorme zoofilia, aunque a nadie parecía importarle. Solía decir que no era mala, solo que le habían dibujado así. Empezó en el mundo de la farándula como cantante de cabaret en Los Ángeles en "El Club de la Tinta y la Pintura". Para empezar a trabajar en el cine tuvieron que someterla a una transformación que consistió básicamente en estrictas dietas alimenticias para adelgazar, y someterla a pirólisis para acentuarle el pico del pelo de la frente. Su sensual voz y su andar meneando el culo, provocaba orgasmos desde lejos.
Se divorció de su primer marido, Roger Rabbit por que la pilló haciendo manitas (jugando a dar palmadas), lo cual es considerado una infidelidad para un dibu. Después de eso, llegó a casar ocho veces: Bugs Bunny, Rabbid, Peter Rabbit (No consta que sea pariente de Roger Rabbit) Peppy Hare, Louie el conejo, Conejo Ricochet, Juan Carlos Bodoque, Conejo del metro parisino y protagonizó la primera boda lesbiana-zoofílica con Lola Bunny. Antes de cumplir los 50 años empezó a tener problemas de memoria y tiraba de la cadena hasta siete veces. Padecía la Enfermedad de Alzheimer, enfermedad no diagnosticada en la época y que se confundió con Miodesopsia en estado avanzado.
En los últimos meses de su vida, vivió dos momentos muy impactantes en su vida: dio a luz a una camada de doce conejos y cuatro días más tarde encontraron muerto a uno de ellos por una combinación letal de medicamentos: Frenadol, Focusin acetona, benceno, y trementina, la única manera segura de morir un dibu-conejo. Ella murió de gripe aviar, tras un escarceo con el Pato Donald, sin condón claro. Cuando le hicieron la autopsia, de su cuerpo solo salió serrín, por lo que se lo volvieron a meter una parte y la otra debajo de la alfombra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Para comentar en esta web hay dos vías. Una es usando los comentarios que cada página tiene para insultar a su autora y decir que este blog es una mierda. Tanta sinceridad puede llegar a que otros lectores se sumen a lo que es ya, un secreto a voces. La verdad duele.