miércoles, 19 de junio de 2013

Jesús Neira Rodríguez

El ex presidente del Consejo Asesor del Observatorio contra
la Violencia de Género de la Comunidad de Madrid
Jesús María Joaquín Neira Rodríguez es una persona que tiene la Gran Cruz del Mérito Civil por el simple hecho de meterse en medio de una pelea conyugal y llevarse un hostia. Acabó en el hospital y cuando aún estaba hospitalizado, Esperanza Aguirre le ofreció la presidencia del Consejo Asesor del Observatorio contra la Violencia de Género de la Comunidad de Madrid (un enorme telescopio capaz de avistar a hombres arreándole a la parienta a kilómetros). Nada más salir del hospital se le subió el cargo a la cabeza y se le calentó la lengua y despotricó en contra del PSOE, por lo que se ganó muchos enemigos y empezó su vía crucis de héroe a villano.

El presunto agresor era un drogata acababa de salir de la cárcel por tentativa de homicidio, y su victima era su novia Violeta Santander, la cual tuvo sus más miserables minutos de fama los meses siguientes, contratada bajo pago en La Noria defendiendo a su maltratador y atacando a Jesús Neira por haberse metido en su sesión de sadomasoquismo.
Soltaron a su agresor y Neira lo primero que hizo fue comprarse una pistola. Él nunca entendió que esto pareciera sospechoso.

Después fue visto por la autopista a lo Easy Ryder a toda leche y conduciendo borracho. Triplicaba el índice de alcoholemia permitido. Le quitaron el carnet de conducir y el Gobierno de la Comunidad de Madrid casi manda a tomar por culo el Observatorio Regional contra la Violencia de Género, pero Esperanza Aguirre aclaró que lo único que se iba a suprimir era a Jesús Neira o dimitiera. El héroe quedaba reducido a pésimo chiste de barra de bar. Él mismo lo dijo, en una carta, al salir del coma: "La sociedad se halla, igual que el Estado, en una situación anómala, artificiosa y negativa". Nada como adelantarse uno mismo a sus propios actos. Conclusión: que a nadie se le ocurra jamás salir en defensa de una mujer que esté siendo agredida, te matarán de una paliza y la mujer contará en La Noria que su agresor es muy bueno y su defensor se merecía la paliza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Para comentar en esta web hay dos vías. Una es usando los comentarios que cada página tiene para insultar a su autora y decir que este blog es una mierda. Tanta sinceridad puede llegar a que otros lectores se sumen a lo que es ya, un secreto a voces. La verdad duele.