miércoles, 19 de junio de 2013

Ketty no para

Los feos de los dos dúos cómicos de moda en aquella época
Ketty no para fue el nombre de una inclasificable como incomprendida bazofia que quisieron hacer pasar por serie. Una rayada mental hecha pasar por humor inteligente. La escribió y dirigió Millán Salcedo y no la protagonizó porque se estaba escondiendo después de una imagen tan fuerte como la que tenía en Martes y Trece y los espectadores echarían en falta a Josema Yuste.
Poco hubiese importado, ya que solo duró 13 episodios. Y eso que contaba con todo a favor, era una serie muy esperada y no había muchos canales donde elegir para hacer zapping. Terminó en La 2 ante la desesperación de Millán, que nunca pensó que se vería en esa cadena.
Millán, lejos de reconocer que su serie era una mierda aplastada contra una pared dijo que aquello fue por culpa de Ana Obregón que pasase de los viernes por las noche , a la tarde de los domingos y por eso se vengó con sus parodias de Davor, Davor, el qué pava soy y se me explotaba una tetas [1]. Al sentirse maltratado, fichó por Telecinco para hacer lo que él siempre había hecho.

Argumento

 

Soledad Mallol interpretaba a Kety, una mujer divorciada que se traslada a un piso con una portera de las de toda la vida (Pilar Bardem) y un vecino cotilla (José Luis Cuenca). Los protagonistas se movían entre escenas surrealistas, a las que se añadía un lenguaje de doble sentido que el público de la época no estaba preparado para entender. Incluso hoy en día y probablemente nunca. Era un cagarro, por mucho que lo quisieran disfrazar de obra incomprendida.

Reparto


  • Soledad Mallol, que también se estaba separando de su pareja cómica. Tras esta hostia considerable tardó años en levantar cabeza.
  • Pilar Bardem, a la cual el fracaso le importó más bien poco, ya que estaba acostumbrada a ello.
  • Carlos Iglesias. Le ofrecieron varios papeles desde que dejó su papel de Pepelu en el Mississippi. Se decidió por esta y le salió mal, pero por suerte poco después le salió el papel de su vida en Manos a la obra en Antena 3.
  • Luis Cuenca, un actor secundario de saldo que actuaba por un plato de lentejas.

 

Notas


  1. Millán vengándose de Ana Obregón

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Para comentar en esta web hay dos vías. Una es usando los comentarios que cada página tiene para insultar a su autora y decir que este blog es una mierda. Tanta sinceridad puede llegar a que otros lectores se sumen a lo que es ya, un secreto a voces. La verdad duele.