jueves, 20 de junio de 2013

La bella durmiente

La Bella Durmiente fue una princesa narcolépsica, hija única (que se sepa) de un rey y una reina quienes no podían tener hijos, ya que no existía la viagra.

Un día la reina tomaba un baño y deseó tener un hijo o en su defecto una hija. Una rana saltó del agua a la tierra, y le dijo que su deseo sería realizado y que antes de un año tendría una hija.

La reina salió del agua y llamó a los cazafantasmas, ya que una rana parlante no era demasiado normal y también llamó al servicio de limpieza de bañeras, ya que como se podrá imaginar usted, para que en aquella bañera hubiera una rana, ésta debía estar llena de mierda.

En efecto nació una niña y en un alarde de poca humildad la llamaron Bella. Hicieron un macro botellón para celebrarlo, al cual asistieron familiares, amigos, conocidos y un grupo de hadas, para que ellas fueran amables y generosas con la niña.

Eran trece, pero solamente tenía doce platos de oro para servir en la cena, así que tuvo que prescindir de una de ellas, ya que las tiendas estaban cerradas.
Aquella hada tenía muy mala leche y se tomó a mal comer en el cuenco del perro y gritó con voz bien fuerte que su hija cuando cumpliese sus quince años, se pincharía con una aguja y caería muerta inmediatamente. Otra hada decidió rebajarlo a quedarse en coma durante 100 años.

Vivió feliz hasta que un día tuvo un accidente laboral pinchándose con una aguja y quedó dormida. En su trabajo pensaban que era un timo y que se hacía la enferma para cobrar el seguro de enfermedad, ya que nadie queda en coma por pincharse el dedo con una aguja. Enviaron a un perito y dictaminó que realmente estaba en coma.

El príncipe azul se enteró de la noticia y montado en su corcel fue allí. Cuando llegó al lecho de oro y plata, se inclinó y posó sus labios sobre sus tetas, aunque la versión oficial fue que había sido en las rosadas mejillas de la hermosa joven.
El príncipe azul ayudó a la princesa a levantarse y vio que su ropa estaba anticuada y el aliento tiraba para atrás, pero pensó que mejor no se lo decía.

La Princesa despertó y todos comenzaron a bailar de alegría en una fiesta en la que hubo alcohol y enanos con bandejas en la cabeza con cocaína. Cuando el príncipe se despertó, estaba casado con la princesa. Este príncipe tenía una madre ogresa y al casarse con ella se la lleva a su reino en el que se encuentra con la triste noticia de la muerte de su padre en una cacería. Convertido en rey parte a una guerra dejando en palacio a su esposa y a sus dos hijos. La abuela ogresa, decidió comerse a sus nietos y a su nuera, pero cuando se comió a sus dos nietos ya no le cabía más en el estómago. A partir de ahí la convivencia entre suegra y nuera se hizo cada vez más tensa hasta que decidieron mudarse a un apartamento.

Allí vivieron felices hasta que descubrió que el príncipe era polígamo. El Juzgado de instrucción número 8 de Un lugar muy, muy lejano, archivó la denuncia por un tecnicismo legal. Según testigos, la esposa que presentó la denuncia fue a retirar la denuncia acompañada de un hombre de la confianza del príncipe azul, del que dijo que no había recibido presiones. Días después se enteró que estaba embarazada, para decidió abortarlo.

Las circunstancias de su muerte fueron confusas, y aún hoy en día despierta diversas hipótesis sobre el hecho. Un día, no apareció en el club de cotilleo marujíl, por lo que sus amigas comenzaron a preocuparse. La fueron a buscar a su casa y al entrar a la habitación, la encontraron muerta y tirada en el suelo, a un lado de su cama. La causa oficial de su muerte fue una sobredosis de Cola Cao.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Para comentar en esta web hay dos vías. Una es usando los comentarios que cada página tiene para insultar a su autora y decir que este blog es una mierda. Tanta sinceridad puede llegar a que otros lectores se sumen a lo que es ya, un secreto a voces. La verdad duele.