lunes, 17 de junio de 2013

Óscar Seraji

Es una fieshta
Óscar Seraji, más conocido como El niño con aparato del anuncio de Ausonia, era un niño normal y corriente que jugaba en un descampado con sus amigos después del colegio. Llegó el trágico día en el que le pusieron un bozal de hierro y empezó su calvario personal. No se atrevía a sonreir frente a su amada Carla. Su madre lo convenció para que fuera a la fiesta del insti y se decidió a ir a la fiesta y lanzarle una sonrisa con su bocijarro metálico [1].

Hay quien cuenta que la cosa fue un poco más chunga [2] y su madre era una hija puta psicópata.

 Al menos aprendió de su madre que si haces reir a una mujer, si ve que no te avergüenzas, te la has ganado. Lo malo es que este consejo es una mierda sinsentido que no sirve para nada. El pobre fue sonriente y seguro hacia el matadero y que ni decir que no se ligó a Carla, por mucho que le hizo sonreír y los amiguetes se mofaron de él toda la noche, incluso utilizaron el tema para charlar con Carla e intentar ligársela ellos.
La fiesta se desmadró y a un gracioso se le ocurrió meter alcohol en el ponche y acabó la cosa bastante fea. Carla cogió un pedo de muerte y cuando le vio aquello se partió de la risa. Él contrariado, fue corriendo a casa llorando. Incluso días después fue al Diario de Patricia a desahogarse [3] Carla quedó inconsciente y sus amiguetes aprovecharon para tirársela. Se la fueron pasando como si fuera un porro unos a otros. Días después daría la luz a un churumbel, pero eso ya es otra historia.


Años después lograron reunirse
Lo peor llegó cuando Óscar descubrió que alguien le grabó a él y a su madre en el coche hablando cursi y lo colgó en YouTube, siendo durante meses diana de risas y burlas. Se convirtió en un bufón a nivel nacional e intentó suicidarse metiéndose un periódico por el culo, pero sobrevivió y aun vive con el estigma de la frasecita que le hizo famoso. No contento con esto, después de intentarse ligarse a Carla y fracasar, se convirtió en un pagafantas [4] Quedó claro los brackes no les sirvieron de nada y el dentista le estafó, ya que los dientes los tenía incluso peor.

Acabó el resto de sus días encerrado en su habitación jugando a la PlaStation hasta que definitivamente se le fue la pinza y mató a sus padres con una katana. Se resistió a la policía y fue abatido a tiros. Poco después, apareció Juanma Castaño y dijo: ¡Menuda fiesta hay allí!.

Notas

  1. Su madre fue quien lo condenó al ostracismo
  2. Otra versión de los hechos
  3. El niño en el Diario de Patricia
  4. En el anuncio de Fanta

Enlaces externos

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Para comentar en esta web hay dos vías. Una es usando los comentarios que cada página tiene para insultar a su autora y decir que este blog es una mierda. Tanta sinceridad puede llegar a que otros lectores se sumen a lo que es ya, un secreto a voces. La verdad duele.