domingo, 16 de junio de 2013

Paqui la coles

Francisca Muñoz, bautizada zoológicamente de Paqui, la coles, y también Paqui, la fandanguilla es una linguista y estrella del Sálvame diario, La noria y el Deluxe capaz de detectar malas personas gracias a su séptimo sentido. Si Belén Esteban es la Princesa del Pueblo Paqui es la Emperatriz del Proletariado. Aunque hay quien sospecha que no es más que una de las múltiples chonis sin oficio ni beneficio que se inventan una historia para lograr su minuto de gloria.
Llegó reclutada por los ojeadores que peinan Españas en busca de frikis. Fue contratada para que contase que fue amante de Víctor Janeiro, el hermano de Jesulín. Lo contó con mucho garbo y salero, y con detalles. Contó que se citaban por teléfono con una palabra clave que solo conocían ella y Víctor. Él le decía: Paqui, ¿quieres coles?. Y si ella contestaba que sí. Todo esto al mismo tiempo que Janeiro salía con Beatriz Trapote.
Cual cenicienta encantada, La Noria, se encargó de demostrar (o de intentar), que puede haber un cisne detrás de cualquier patito feo y aplicó a Paqui La Coles un supuesto Cambio Radical que al final no fueron más que cuatro extensiones de pega y una falda y blusa de Zara. Fue al polígono polígrafo en Sálvame Deluxe, donde tras descubrirse que no era del todo sincera y le dio tal ataque de ansiedad que el propio SAMUR tuvo que ir a recogerla y llevársela al hospital. Todo se destapó pero dio igual. Hasta su hermana se subió al carro y confirmó el montaje en Enemigos íntimos. Aún así, la contrataron en Sálvame e incluso le hicieron una prueba de embarazo en directo que dio positivo. Pero, aunque era un personaje, no dio más de sí y fue desapareciendo del mapa.
Regresó a Sálvame llorando a lágrima viva porque tanto como su marido y ella estaban en el paro y no tenía nisiquiera pollo para obligarle a comerlo a sus dos hijos. Por suerte no dijo que una mano negra estaba detrás.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Para comentar en esta web hay dos vías. Una es usando los comentarios que cada página tiene para insultar a su autora y decir que este blog es una mierda. Tanta sinceridad puede llegar a que otros lectores se sumen a lo que es ya, un secreto a voces. La verdad duele.