lunes, 17 de junio de 2013

Santiago Segura

Es tan feo y patético que solo le quedaba vivir de ello
Santiago Segura es un humorista casposo, actor casposo y rey del cine cutre. Es un personaje instalado en el chiste fácil, actor, guionista, director, pajillero profesional y productor español con el ego sobredimensionado, popular por hacer una mierda de trilogía de Torrente.

Tiene el dudoso honor de haber estado nominado en diez ocasiones a lo largo de la vida de los Godoys. Es uno de los pocos al que el PP apoya en sus estrenos. Diga lo que diga nada es casualidad, aunque seguro que cree que es de izquierdas. Como actor es muy mediocre y sólo vale para comedia tipo Torrente y esos bolos que hace en programas de Televisión pues tampoco dice mucho bueno de él.

Incluso alardea de su mediocridad y se revuelca en ella, aunque pretende que todos creamos que detrás de todo ese histrionismo hay algo más. Cuando el amiguete de Santiago Segura promociona sus películas sale hasta en la sopa. Pisa más platós que la novia cornuda de un torero. Es un pesado, pero nunca queda nadie sin saber que estrena película. Programas de televisión de moda, apariciones en los informativos... cualquier escaparate le sirve, no tiene prejuicios. Utiliza la televisión para sus propios fines, como hacen la mayoría, pero sin hacer daño a nadie, eso sí, y obtiene como beneficio unos buenísimos resultados en taquilla, que es de lo que se trata.

Biografía



De niño daba mucho por culo a sus padres, así que ellos le dieron dinero para que de vez en cuandose perdiera de vista. Fue ahorrando hasta que pudo comprarse un cinexin de Mickey Mouse y se creyó director. Con ella empezó a dirigir cortometrajes de tres minutos, ya que era lo que tardaba en cansarse la mano y por aquella época no le daba demasiado a la manivela. Luego empezó a escribir en revistas guarras y a escribir garabatos pornográficos. Participó en gran cantidad de concursos frikis de la tele para reunir fondos para dirigir un película porno [1]
En ellos conoció a Javier Fesser, Icíar Bollaín, Álex de la Iglesia... la creme de la creme del cine casposo ibérico. Álex de la Iglesia le fichó para su primer largometraje: Acción mutante.

Salto a la fama


Después de Acción mutante se pegó como una lapa a De la Iglesia y no le quedó más remedio que darle otro papel; El día de la bestia, ya que la otra opción era Gabino Diego y Segura era amiguete de la mujer del productor.
Responda sí o no...¿de verdad usted cree que hace buen cine?
Después de eso, salía en todos los canales de televisión, en todos los programas y a todas horas.

Todo ello motivaría la creación de su casposo alter ego Torrente. Aunque Alex de la Iglesia estaba pensando en pedir una orden de alejamiento, lo pensó tarde y una noche apareció en su porche un día lluvioso pidiendo un papel. Tras darle un papel en Perdita Durango, De la Iglesia lo fichó para darle un papel co-protagonista con el El Gran Wyoming en Muertos de risa.

Después de esta película ya tenía en sus manos la orden de alejamiento y desde entonces no puede acercarse a menos de 100 metros de él. No volvería a trabajar con De la Iglesia hasta Balada triste de trompeta, una vez que precibió la orden de alejamiento.
Tras un intento fallido de hacer algo serio (Petra Delicado) Segura rehizo su vida y volvió a lo suyo; hacer el Torrente, cosa que le va de puta madre y le ha llevado a creerse el mejor del mundo y ridiculizar a actores de verdad como Carmelo Gómez afirmando que no tiene ni puta gracia, que Carmen de Mairena huele a cabra y se rio hasta de los que tratan de ver en la saga Torrente una "apología" de algo.

A Torrente, el brazo tonto de la ley, le siguió su secuela, Torrente 2: misión en Marbella Intentó de nuevo demostrarse que podía hacer cosas serias, pero solo se demostró que no podía hacerlas. Así que volvió a lo suyo, hacer cine casposo aceptando un papel en Asesino en serio y protagonizar El oro de Moscú de su amiguete Jesús Bonilla. Más que una película es un desfile de actores famosos por la pantalla en busca de un tesoro que nunca salió de España tratado con humor soez y ritmo monótono.

Vuelve a protagonizar Una de zombis, ya que le debía un favor a Miguel Ángel Lamata. El resultado fue algo más de caspa de lo habitual. Era demasiada caspa incluso para él y de vez en cuando debía purgarse, así que participó como actor secundario en la segunda secuela de Re-Animator, pero en 2004 vuelve a las andadas con Isi/Disi, amor a lo bestia. Después de eso le siguieron dos truños infumables como El asombroso mundo de Borjamari y Pocholo y La máquina de bailar. Consiguió pequeños papeles en películas como Blade II y Hellboy, ambas películas dirigidas por su también amigo Guillermo del Toro. Una vez más el amiguismo al rescate. A quién conocía para salir en Asterix en los Juegos Olímpicos no lo sabemos, pero seguro que a alguien.

En 2005 estrenó Torrente 3: el protector. A diferencia de las otras dos entregas, el público se mostró crítico con la película, que ya se empezaban a dar cuenta que todo aquello era una mierda.
En 2006 interpretó a Guillermo, chófer y mozo de espadas del torero Manolete en el infame biopic Manolete. Se estrenó cuatro años después con escaso éxito
Por 2007 compaginó sus trabajos en el cine con el de presentador de televisión. Presentó aquella mierda de LaSexta llamada Sabías a lo que venías, el cual fue un fracaso. Incluso el propio Segura está avergonzado de haber formado parte de ello. Tardó dos temporadas en darse cuenta. Santiago Segura sin Torrente no es nadie. Santiago Segura, que fue una de las caras de laSexta en sus inicios con este late-night semanal pretendió revolucionar los magacines televisivos y sólo consiguió ridiculizarlos. El show no era más que una recopilación soporífera de los chistes malos y humillantes del actor, acompañado de su grupo de amiguetes que le hacían parecer a él un Premio Nobel. El guión no tenía una estructura fluida y la realización se enorgullecía de ser cutre y fea.
Durante un tiempo se escondió trabajando en el teatro y haciendo doblajes hasta que en 2010 perpetra El gran Vázquez.

En 2011 vio la luz Torrente 4: Lethal Crisis (Crisis letal), un recopilatorio de películas anteriores en los cuales solamente parecen haber cambiado los personajes, ahora interpretados de una forma aberrante y exagerada. Eso sí, le salió barato filmarla ya que ni pagó a los actores ni a los puticlubs donde lo rodó. Por ello un juzgado ordenó el embargo su productora (Amiguetes Enterprises S.A) para indemnizar al Club de putas por el incumplimiento de contrato durante el rodaje de Torrente 4 en las instalaciones del club. El propietario renunció a cobrar por los días que cedió la sala a Santiago Segura a cambio de que su personaje pronunciase en dos ocasiones el nombre del club y al menos un plano de la película debía apreciarse claramente el exterior del local, con el rótulo luminoso que lo identifica.
Sin embargo, Santiago se lo pasó por el forro y lo estafó provocando que el propietario denunciara a la productora por incumplimiento de contrato. Cosas que pasan cuando se hacen contratos con proxenetas y tratas de timarles.

Vuelta a la televisión

 

Después de dos papeles menores en La chispa de la vida y Jack y Jill con su carrera pendiendo de un hilo, es contratado por Antena 3 para que trabaje como colaborador en el programa El hormiguero gracias a su amistad con Pablo Motos. Siguió rebajándose el caché participando en Tu cara me suena. Tras presentar en 2012, la Gala de los Premios Goya plagiando el estilo de Ricky Gervais, condujo en Televisión española el especial ¡Arriba ese ánimo! en homenaje a Miguel Gila. Antena 3 concedió Santiago Segura la posibilidad de volver a la segunda edición de Tu cara me suena del 2012.

Notas

  1. Santiago Segura en No te rias que es peor

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Para comentar en esta web hay dos vías. Una es usando los comentarios que cada página tiene para insultar a su autora y decir que este blog es una mierda. Tanta sinceridad puede llegar a que otros lectores se sumen a lo que es ya, un secreto a voces. La verdad duele.