jueves, 11 de julio de 2013

Carlos Alcántara

Carlitos intentó explicar a su madre sin éxito
que una voz relataba su vida
Carlos Alcántara  es el típico niño que no le dieron suficientes hostias de pequeño o les faltó intensidad. Padecía una fuerte esquizofrenia que le hacía creer oír una voz que narraba todas sus vivencias. Con el paso del tiempo fue a peor, por lo que tuvo que ser sometido a fuertes descargas eléctricas. Acabó siendo un yonki que esnifaba todo lo que encontraba para olvidar todo, sobretodo las lombrices que tenía en el culo.

Su carácter intrépido le hacía seguir metiéndose en líos, como aquella vez que llamó rojo a Franco, pero eso eran cosas de niños sin importancia que hacían los niños de aquella época. Siempre estuvo obsesionado con su relación con las chicas. Le dijo adiós definitivamente a su amor de siempre: Manuela la alemana, aunque de vez en cuando tenían relaciones manofílicas esporádicas. Cuando la movida madrileña de los ochenta, prefirió irse por el lado malo del asunto festivalero y se pasó diez años prácticamente drogado. De hecho, sus narraciones de aquella época con voz de Carlos Hipólito se caracterizan por no recordar dónde estaba él en ciertos momentos, aunque todo el mundo sabía que andaba con la jeringa colgando del brazo.

Ya en tiempo más actuales, se introdujo en el mundo de las redes sociales, abriéndose una cuenta en Tuenti e independizándose del nido familiar e instalándose en un piso de alquiler con derecho a compra en Espartales Norte.

Empezó a contarle su vida a un desconocido y luego logró salir, en un capítulo muy emotivo que tuvo con el corazón en un puño y la lágrima cayendo al 60% de los españoles, pero le atropelló un camión cuando fue a comprar el pan.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Para comentar en esta web hay dos vías. Una es usando los comentarios que cada página tiene para insultar a su autora y decir que este blog es una mierda. Tanta sinceridad puede llegar a que otros lectores se sumen a lo que es ya, un secreto a voces. La verdad duele.