miércoles, 3 de julio de 2013

Elena Valenciano

María Elena Valenciano Martínez-Orozco es otra política socialista española tan tonta como la media sociata. Una cencerra feminazi desmejorada y sin futuro político, de las más destacadas "Tontas de ZP" junto a Bibiana Aído, Leire Pajín, Cristina Garmendia, Ángeles González Sinde y la momia De la Vega.

Se caracteriza por la sarta de estupideces que dice cada vez que habla. No es más tonta porque no es más sectaria. Otro cargo socialista incapaz de terminar una licenciatura, de formarse para aportar algo más que sectarismo y prepotencia. Esto es debido a que ha tenido que aumentar actividad política en los medios, ya que es muy posible que sea elegida próxima Secretaria de Organización y como toda mujer que trabaja para ZP, cada vez que habla, la caga. Valenciano se justifica asegurando que sí que tiene estudios, pero no títulos. Empezó Derecho y luego me pasó a Políticas.

No terminó, pero solo le faltaron dos asignaturas de Estadística. La verdad es que se aburría y luego le dio pereza acabar.
Su padre era secretario de Salud de UCD cuando estalló el escándalo de la colza, y fue apaleado por los medios y por los propios socialistas de los que Valenciano formaría parte. Hija de alto cargo de partido de centro derecha que bien por joder a su padre o por tener todos los frentes cubiertos o simplemente adaptarse a la ideología del momento y así perpetuarse en los golosos privilegios del poder y las poltronas se afilió a partido de izquierdas vendiendo a los que no tuvieron la suerte de tener un papi con buena posicion hasta convertirse en una feminazi.

Ha tenido una carrera ascendente y fulgurante dentro del PSOE. En su contra tiene el ser mano derecha de Alfredo Pérez Rubalcaba, nada menos que directora de su campaña electoral, así que si el candidato se hundía tras los comicios del 20 de noviembre, como consecuencia ella quedaría muy tocada en el seno del partido. En su afán de destacar dentro del equipo de Rubalcaba no duda en hacer alarde de la necesidad de que desaparezcan las Diputaciones. Intenta dar a entender que Rubalcaba conoce las soluciones a la crisis. Perpetró un artículo llamado "El ruido de la caverna" publicado para estirar el chicle del bocazas de Javier León de la Riva y, de paso, contribuir a la espiral contra el PP como cortina de humo. Valenciano atacaba al PP por lo del alcalde vallisoletano y, en especial, a "las dirigentes, ¡qué papelón!", cuando éstas han sido las que más han afeado las palabras de su compañero de partido.

Tiene estudios inconclusos en Ciencias Políticas por la Universidad Complutense de Madrid y se incorporó con 17 años a las "Juventudes logseanas socialistas" y un año más tarde al Partido Socialista Obrero Español, en el que no se exige estudios universitarios y en algunos casos, ni haber acabado la EGB [1].

Ha sido miembro del Comité Federal del PSOE entre 2000 y 2004 y formó parte de la Comisión gestora del PSOE que dirigió Manuel Chaves tras la dimisión de Joaquín Almunia. Actualmente ejerce de lameculos de Rubalcaba y en ocasiones trata de politizar el movimiento del 15M a favor de su amo [2] sin mucha fortuna. Esta labor le absorvió tanto, que se olvidó de pagar las factuas y le embarguaron por morosa. Lejana Gestión Patrimonial, sociedad limitada, patrimonial de Elena Valenciano y de su esposo, empresa dedicada a la promoción inmobiliaria, recibió un aviso de la Agencia Tributaria por deudas en el pago de impuestos. Como no hizo efectivas las deudas, se la embargó. Un comportamiento que choca con la actitud que, según ella, caracteriza a su partido. Además, la empresa Picuda Ideas SL, propiedad del esposo de Elena Valenciano, Javier Udaeta, también se caracteriza por la nula disposición a cumplir con sus obligaciones impositivas. Picuda recibió sendos apercibimientos de Suma Gestión Tributaria, de la Diputación de Alicante. Éstos acabaron en embargo.

Notas

 

  1. Véase Isabel López Chamosa
  2. A falta de trenes-bomba buena es la chusma de Sol

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Para comentar en esta web hay dos vías. Una es usando los comentarios que cada página tiene para insultar a su autora y decir que este blog es una mierda. Tanta sinceridad puede llegar a que otros lectores se sumen a lo que es ya, un secreto a voces. La verdad duele.