lunes, 15 de julio de 2013

Hilario Pino

Hilario Pino es un periodista español de informativos que cuando se atasca es capaz de poner de los nervios al mismísimo Job, tiene siempre los ojos como platos los cuales siempre presenta como si unos faros muy potentes le deslumbraran. No hay un día que no se confunda y se invente las palabras. En 1994 ficha por Canal + para el informativo Redacción.

En esta etapa se hizo muy popular su caricatura en látex dentro del programa Las noticias del guiñol. No se sabe como, pero acabó en Telecinco para presentar Informativos. Siempre fue el calvito atractivo de las noticias. Hilario Pino se ganó el respeto de la audiencia como presentador serio de informativos sin darle importancia a su calvicie, hasta que sucumbió.

En septiembre de 2011, todos quedaron atónitos cuando un buen día, así sin avisar, Hilario Pino se plantó ante las cámaras con un tupé antiguo, rollo el Dioni, que de ridículo fue objeto de burla en internet durante días. De hecho lo sigue siendo. Se retiró por motivos de salud, algunos dicen que fue por algo sobre hemorroides y otros muchos que se estaba injertando pelos del escroto en su calva.
Momento dramático para los fans de Hilario cuando Concha García Campoy le quitó el trabajo. Fue momentáneo ya que lo mandaron a Cuatro. El que si se quedaba en la puta calle fue Javier Ruiz.

El caso es que le sentó tan bien el caso que empezó a crecerle el pelo a mansalva. Fue producida por una hipertricosis no diagnosticada. Empezó a crecerle el pelo en la cabeza y luego en el cuerpo entero. Llegó a tener tanto pelo que fue abducido por unos Wookiees, los cuales lo adoptaron y lo trataron como si su propio hijo fuera. Acabó en el planeta valmori y se casó con una wookiee y tuvieron 35 hijos, todos con cara de chiguagua asustados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Para comentar en esta web hay dos vías. Una es usando los comentarios que cada página tiene para insultar a su autora y decir que este blog es una mierda. Tanta sinceridad puede llegar a que otros lectores se sumen a lo que es ya, un secreto a voces. La verdad duele.