domingo, 14 de julio de 2013

Lindsay Lohan

Lindsay Lohan después de haber esnifado pintura
Lindsay Lohan, actriz, modelo, cantante, diseñadora y una belleza que no se sabe cuando tiene un orgasmo o está borracha. Se cree la reina del cotarro cuando la pobre no llega ni a paje real.

Empezó en el mundo del cine y la televisión a los tres años y desde entonces no había dejado de trabajar. Fue ídolo adolescente de Disney y actriz prometedora dentro del mundo independiente.
Ahora está en paro, nadie de la industria la quiere pues su imagen ha sido muy dañada por la prensa rosa estadounidense. Después de tener una futura brillante carrera en sus manos, empezó a tomar alcohol y drogas a tutiplén y se ha convertido en una más de la mierda de la prensa rosa. Está más tiempo en la cárcel que fuera y padece de síndrome de Peter Pan y el de abstinencia el de Estocolmo y sus gorros sonde lo más ridículo que hay.

Si a todo ello le añadimos que prácticamente no tiene a la vista proyectos que le permitan relanzar su carrera y que sus últimas apariciones no son, precisamente, plato de buen gusto, la controversia está asegurada. Consiguió convertirse en un icono adolescente al pasar de niña Disney a jovencita provocadora, con películas descaradas. Su estilo era el punto de mira para muchas jóvenes que la seguían a través de sus películas, sus discos y sus exclusivas en las revistas juveniles y de moda.

Pronto llegaron los problemas de adicciones y sus encontronazos en la justicia, y con ello, su declive. Eso sí, ganó superpoderes para rescatar a 40 niños de trabajos forzados en Nueva Delhi sin nisiquiera encontrarse en el país [1]. Los productores la han olvidado, y ya no sabía qué hacer para llamar la atención y reflotar ”su carrera, así que se puso en pelota picada con la excusa que "quería construir una imagen de actriz madura y responsable". Muchos creen que será próximamente un miembro del Club de los 27. Después de eso, ya solo sería otra borracha drogadicta más muerta.

Llevaba unos meses ausente, desaparecida y todos pensaban que había vuelto a ingresar en un centro de desintoxicación o que estaba acudiendo a algún tipo de tratamiento para combatir algunos de sus problemas. Pero no, parece que ha estado haciéndose unos retoquitos, bueno más bien destrocitos. Estaba obsesionada con las operaciones estéticas, es su nuevo enganche. Recordemos que ya ha pasado por la anorexia, las adicciones a múltiples drogas, y la alcoholismo.

Sale de todas pero vuelve a caer en una más gorda. Que se sepa se ha operado la boca, los pechos, los pómulos, la nariz, los ojos, las rodillas. La muchacha, con tanto bisturí, se está pareciendo a su madre, casi 30 años mayor que ella. El problema está en cuando cumpla los 40. Si sigue por ese camino de operárselo todo, en poco tiempo será la viva imagen de Michael Jackson. No falta mucho tiempo porque la nariz la tiene ya igualita.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Para comentar en esta web hay dos vías. Una es usando los comentarios que cada página tiene para insultar a su autora y decir que este blog es una mierda. Tanta sinceridad puede llegar a que otros lectores se sumen a lo que es ya, un secreto a voces. La verdad duele.