miércoles, 3 de julio de 2013

Macaulay Culkin

Macaulay Carson Culkin es un actor estadounidense que fue gran amigo de Michael Jackson, al cual visitaba cuando estaba solo en casa. Solo hizo dos o tres películas de éxito en la que se explotaba su imagen de niño sabiondo y repelente. Tras alcanzar altas cuotas de fama y fortuna, acabó como suelen acabar estas estrellas precoces, es decir, tocando fondo. En la actualidad, sigue deambulando como actor de fama pasada, sin conseguir papeles brillantes en títulos sonados. Para colmo frecuentó el rancho Neverland de Michael Jackson. Incluso Macaulay tuvo que declarar en los tribunales por el turbio asunto de Jackson.

Biografía

 

Su ascenso a la fama se debió a su papel en Solo en casa, así como su secuela. De la tercera que no participó ya ni hablamos. Le llovieron premios, halagos, millones y sobretodo familiares chupópteros.
Cuando la familia de Macaulay vio que la imagen de su gallina de los huevos de oro no daba mucho más de sí, le hizo embarcarse en El buen hijo, película de poco éxito en el cual daba vida a un psicópata infantil. Años más tarde planeó una resurrección con Party Monster, en la cual encarnaba a Michael Alig, gurú de la vida nocturna de Nueva York y asesino ocasional. Huelga decir que el volvió a comerse los mocos.
Durante 2005 tuvo que rendir testimonio en los juicios contra Michael Jackson, afirmando que las Michael no le había violado y que nunca más se dejaría violar. Él afirmó que no le violó, que solo le donó sus genes para ayudar a que tuviese Michael su tercer bebé, conocido como Blanket, cuyo nombre real es Prince Michael Jackson II.

Caída

Macaulay Culkin, drogándose solo en casa

 

Cuando cumplió catorce años, tras varios problemas con su custodia por parte de sus avariciosos padres, la cosa se truncó, ya que por desgracia para él Rocío Ramos-Paúl aun no ejercía. El muchacho se descarrió y se aproximó al oscuro mundo de las drogas, el alcohol y las gominolas. Tras un par de hostias considerables (El buen hijo, Niño Rico) y una demanda a sus padres por motivos económicos, se convirtió en el arquetipo del ex actor preadolescente quemado. Cuando la pelusilla de su bigote comenzó a asomar y su cuerpo sufría los cambios propios de la adolescencia, cayó en picado hasta casi desaparecer.
Tras un par de encontronazos con la ley por posesión de marihuana y tranquilizantes, intentó resurgir interpretando a un asesino locaza y empastillado en Party Monster y buscando un hueco en el cine indie, pero ni por esas.
A los 17 años Macaulay Culkin se casó con una actriz adolescente tonta, Rachel Miner, entusiasmado por haber encontrado una chica tan flexible. El matrimonio se rompió poco después de tanto usarlo o de usarlo poco, eso no se sabe a ciencia cierta. Dos años más tarde, encontraba en la actriz Mila Kunis, una que sin ser rubia llevaba tonta escrita en la cara. Kunis decidió dejarle, ya que no le necesitaba más. Macaulay trató de consolarse iyéndose de putas al club barcelonés Bagdad, donde conoció a Irene López.

Carrera como pintor

 

Con el tiempo y porque nadie lo ha vuelto a llamar para nigún papel medio decente, asumió que su carrera de actor se había acabado, así que decidió formar parte de un trío de pintores que mezclan referentes de la cultura pop en sus obras. Lo de pintor es un decir, ya que están coloreados con plastidecors o algo parecido. Sus integrantes lo forman Macaulay Culkin, el co-fundador del grupo musical The Moldy Peaches Adam Green y el músico y artista visual Toby Goodshank.
Una de sus obras es un cuadro que representa a He-Man dibujando un retrato a carboncillo de Jerry Seinfeld y Michael Richards caracterizado como Kramer de Seinfeld, ambos desnudos y con un panel de La ruleta de la fortuna de fondo. Otra obra es un retrato de Kurt Cobain como si fuera un hacker informático. Nos imaginamos dada la calidad de estos cuadros que los comprará una empresa de reciclado de papel, y eso con suerte. Y sí, nos referimos a que son una mierda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Para comentar en esta web hay dos vías. Una es usando los comentarios que cada página tiene para insultar a su autora y decir que este blog es una mierda. Tanta sinceridad puede llegar a que otros lectores se sumen a lo que es ya, un secreto a voces. La verdad duele.