miércoles, 10 de julio de 2013

Pablo Motos

No es un montaje, es así de feo
Pablo motos es un feo que no tiene gracia ni carisma. Usa un humor facilón y mil veces oído, se recrea en chistes en la más rancia vertiente del club de la comedia. Y lo peor es que no está solo, sino que le acompaña una cuadrilla de colaboradores que ni en las peores pesadillas. Es muy feo, pero sea como sea, se lo tiene de un creído que a los feos y gordos les termina dando asco, es tan feo que cuando paró a la chica de la curva, le dijo: "muchas gracias pero ya viene mi padre a buscarme".

No solo presume de cuerpo de gimnasio, que si Aznar hace 2000 abdominales diarias, Pablo hará al menos el doble, si no que presume de graciosillo y hay veces que la gracia la debe tener en el culo o en el codo. A ver si alguien le dice a Pablo que el codo no es el pliegue en la mitad del brazo. El codo está al lado contrario. Pablo Motos se gustaba tanto que en un ataque de gula desmedida empezó a bocados con su propio brazo, escupiendo sus pecas cual pepitas de sandía.

Cuando mojaba su culo o codo en salsa tártara, comenzó a sufrir fuertes dolores en su estómago, acompañados de convulsiones y aspavientos impropios de alguien tan pequeño. Pablo Motos se paró en seco y cayó al suelo indigestado de si mismo. Un científico loco decidió utilizar el maltrecho cuerpo para ser la base de un nuevo cyborg, luego se dio cuenta que ya estaba así antes de morir. Prueba de ello es que viste siempre igual.

Viste de negro porque los ingenieros que le diseñaron no tenían tiempo para pensar en trapitos y el negro combina con todo. También lo prueba que Pablo Motos hace siempre lo mismo. Fue programado para hacer entrevistas gilipollas y humillar a sus invitados con una rutina de movimientos que incluye dos o tres bailecitos, frases como relaaaajate, que entre Flipy, no hay tiempo para más, etc. Pablo Motos tiene unos abdominales que no se corresponden con el resto de su cuerpo. De hecho, sus abdominales sólo se corresponden con los He-Man con los que juegan sus ingenieros antes de irse a la cama. La barba de Pablo Motos es una más que evidente prueba ya que está incluso mal pintada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Para comentar en esta web hay dos vías. Una es usando los comentarios que cada página tiene para insultar a su autora y decir que este blog es una mierda. Tanta sinceridad puede llegar a que otros lectores se sumen a lo que es ya, un secreto a voces. La verdad duele.