lunes, 8 de julio de 2013

Pilar Soto

¿Quien me pone la pierna encima para que no levante cabeza?
Pilar Soto es una actriz y presentadora española, actualmente tan olvidada y defenestrada que apenas hay información sobre ella. Incluso hay quien cree que es una leyenda urbana y que jamás existió.
Lo cierto es que sí que existió, aunque su vida ha sido algo así como irrelevante.

Comenzó en la televisión en 1992, cuando Telecinco la llamó para incorporarse como pianista en el programa Hablando se entiende la basca. También trabajó como actriz y pianista en el show semanal La chistera y poco después se convirtió en la copresentadora de La ruleta de la fortuna. Participó en varios capítulos de la serie Al salir de clase.

En 1999 fichó por TVE para presentar Peque Prix, para pasar más tarde a presentar ser azafata florero en el Grand Prix junto a Ramón García. Ese mismo año también trabajó con la maricona perdía de Víctor Sandoval en Mamma mía [1]. Curiosamente ambos acabaron mal de la azotea. 

En 2000 participó junto a Elsa Pataky y Vanessa Sáiz en Menos es más. Eso sí, un papel tan irrelevante que ni sale en los créditos.
En 2001 presentó en TVE In Fraganti junto a Paco Vegara, otro que tampoco acabó muy bien. También presentó el especial Te vas a enamorar y cuando ya solo esperaban que terminase su contrato para darle la patada la pusieron de actriz en la serie Paraíso
En 2003, cuando tocó fondo participó en La isla de los famosos con la intención de resurgir, pero sin éxito. En vez de eso, se le fue la cabeza y fue a parar a esa secta integrista.

Intentó suicidarse metiéndose plastidecors por la nariz y casi se muere. Decidió que eso de morirse era chungo y vio un señor con barba. Creyó que era Dios, vio la luz y se hizo cristiana o algo así.
Protagonizó en 2005 la película Bajo aguas tranquilas donde enseñó todo su talento interpretativo, es decir; las tetas. En sí la película era una mierda, cosa bastante lógica teniendo en cuenta que el resto del reparto era David Meca o Raquel Meroño. Incluso José María Pou está penoso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Para comentar en esta web hay dos vías. Una es usando los comentarios que cada página tiene para insultar a su autora y decir que este blog es una mierda. Tanta sinceridad puede llegar a que otros lectores se sumen a lo que es ya, un secreto a voces. La verdad duele.