miércoles, 17 de julio de 2013

TDT party

TDT party es una cacicada que nació gracias al zapaterismo, perpetrada por ZP y su ministro Miguel Sebastián que estructuró la oferta televisiva a conveniencia de los incondicionales de ZP en el sector audiovisual cuando los socialistas soñaban con rediseñar el mapa mediático español montando su propio canal de televisión y hasta su propio periódico y acabó estallando en la cara de Mariano Rajoy.

Sólo tenía por objetivo permitir el nacimiento de La Sexta, la cadena amiga del PSOE. El caso es que le salió el tiro por la culata y nacieron un grupo de canales de TDT que le daban pal pelo a ZP y al PSOE. El caso es que estas cadenas de derechas hacen uso de la libertad de expresión y los de izquierdas están de los nervios por ello. A sus detractores no les parece bien el sectarismo de Intereconomía, pero aplauden el de la Sexta. Lo malo del sectario es que ve la paja en ojo ajeno y no la viga en el propio. Se diferencia del Perroflauta Party en que estos grupos usan su dinero de los impuestos y el TDT party usa el suyo propio.

El Party hard parece que se va a acabar cuando el Supremo declaró nulo el reparto de canales TDT por no respetar la Ley Audiovisual y se hizo sin concurso público. La sentencia no afecta a los actuales operadores, pero deja la puerta libre a que el reparto pueda ser impugnado. De hecho, el gobierno ejecutó la sentencia del Supremo y podría obligar a Mediaset, Atresmedia y RTVE a perder de 2 hasta 3 cadenas. Mediaset perdería dos; Atresmedia, tres; y Vocento y Unidad Editorial dos. De todas formas no es importante, qal fin y al cabo la oferta es una porquería y da lo mismo que desaparezcan casi una decena de canales con contenidos más o menos repetidos y cuyo share no pasa casi nunca del 3%.

Historia

 

Todo se empezó a gestar en 1999, cuando comenzó a implantarse la Televisión Digital Terrestre en España. El gobierno otorgó licencias de emisión digital a cada una de las cadenas que se emitían en ese momento, es decir, Televisión Española, Antena 3, Telecinco y Canal+. También otorgó múltiplex, abriendo así la competitividad de la televisión de pago (Canal Satélite Digital y Via Digital). De ahí nació Quiero TV. También otorgó licencias a Veo Televisión S.A. y Sociedad Gestora de Televisión Net TV. En 2002 Quiero TV se fue a la mierda, dejando un gran espacio digital.

Llegada del Psoe al gobierno español

 

En 2005 llega el PSOE al poder y como ven un filón, ponen en marcha el llamado Plan Nacional de Televisión Digital Terrestre y con él, el apagón analógico y esa perita en dulce llamada multiplexor con el que las cadenas podían meter varios canales por el espacio que estaban metiendo uno sólo en cuanto pasara el apagón. A estos regalos hay que añadirle la autorización a Canal+ de emitir 24 horas en abierto y la razón verdadera de toda esto, la creación de La Sexta. Ambos canales que apoyaban al PSOE De ese decreto, nacieron los siguientes múltiplex:
  • TVE: La 1 y La 2.
  • Telecinco: Telecinco, Telecinco Estrellas, Telecinco Sport.
  • Antena 3: Antena 3, Nova y Neox.
  • Cuatro: Cuatro, CNN + y 40 Latino.
  • Veo: Veo 1 y Veo 2.
  • Net: Net y Flymusic.
A pesar de que en ese momento nadie tenía TDT en su casa tenían que comenzar a emitir. Entonces se producen los primeros casos de alquiler de frecuencias. Veo emitiría por uno de sus dos canales mientras que el otro se lo alquilaba a Sony. Además, comenzaba el reparto de licencias de TDT autonómicas y nacían algunos de los canales regionales que emitían a través de Televisión Digital Terrestre.
Fue precisamente el alquiler de frecuencias lo que permitió que Intereconomía naciera, algo con lo que ZP no contaba. En 2008 llega a un acuerdo con Vocento y Disney para alquilar la señal de Net TV. Recoletos es absorvido por los propietarios de Unidad Editorial, que se hace así con el control total de la señal de Veo que pasa a ser Veo7, que tuvo una historia muy accidentada. Con el tiempo pasaría a volver a llamarse Veo, luego comenzaría a emitir anuncios de teletienda y finalmente su señal terminaría siendo alquilada a Discovery Max.

El apagón analógico

 

En 2010, con él el apagón analógico, el Gobierno decidió aumentar el número de licencias de emisión sin concurso alguno, pasándose por el forro la Ley de Televisión Privada. Las grandes empresas audiovisuales presionaron a los gobiernos para que relajaran el rigor de concurrir a un concurso público para adquirir las licencias de televisión, hasta el punto de que ni tan siquiera hubo dicho concurso. Miguel Sebastián ministro de Industria, concede la licencia para 17 nuevos canales que se reparten entre los múltiplex ya existentes. Zapatero aseguró que no se trataban de nuevas licencias sino de la ampliación de las ya existentes. Excusa, por otra parte floja, si se tiene en cuenta que estas últimas se habían concedido también sin concurso, con la excepción de Net TV y Veo.

Como consecuencia aparecían nuevos canales como La Tienda en Casa, La Siete, Boing o Energy. Además de los recién aparecidos, otros canales pasan de emitir de una señal a otra, mientras que algunos cambian de nombre. A estas alturas, ya es totalmente imposible hacer un seguimiento sencillo de la evolución. Los últimos canales que se asignaron tenían como objetivo principal silenciar sus posibles críticas ante los favores concedidos a PRISA y Roures en forma por el lanzamiento de Cuatro y la licencia de laSexta.

Crisis

 

Los problemas llegaron de la mano de una empresa llamada Infraestructura y Gestión 2002, especializada en emisión de programas de call TV, chats eróticos, que fue sancionada acusada de estafa a través de estos espacios, y que ya logró en 2010 que el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña anulara 37 licencias de TDT autonómica concedidas por la Genelatitat.

En 2013 todo esto le estalló en la cara a Rajoy y el Tribunal Supremo consideró que el reparto de canales era ilegal y una chapuza. Por ello, las cadenas privadas tendrán que cerrar alguno de sus canales TDT. Atresmedia deberá cerrar tres canales, Mediaset deberá cerrar dos, Vocento perderá un par y Unidad Editorial lo mismo. Las cadenas anunciaron que emprenderían medidas legales para evitarlo y por el momento y a la espera de nuevos episodios en el terreno judicial, todos los canales siguen emitiendo como sin nada hubiera pasado y los favores de Zapatero tuvieran plena vigencia.
Luego como se quejaron les dijeron que ahora por llorones serían 17 en vez de los 9 previstos, es decir, todos los que fueron adjudicados a dedo.

Primeras reacciones

 

Ante este panorama, el primero en pasar al ataque fue Antena 3. Invitó a José María Aznar para conspirar contra Rajoy.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Para comentar en esta web hay dos vías. Una es usando los comentarios que cada página tiene para insultar a su autora y decir que este blog es una mierda. Tanta sinceridad puede llegar a que otros lectores se sumen a lo que es ya, un secreto a voces. La verdad duele.