sábado, 3 de agosto de 2013

General Zod

El General Zod es un supervillano enemigo de Superman por un pequeño roce con su padre, Jor-El.

Cuando nació, inmediatamente después de ser golpeado en el culo, Zod hizo que el médico se pusiera de rodillas ante él y derribó helicópteros con los ojos.
A la edad de dos años conquistó el patio de la escuela y le cambió el nombre.

Como Director Militar del Centro Espacial kryptoniano, conoció al padre de Superman en la época en que este era novato. Cuando el programa espacial fue abolido tras la destrucción de la luna Wegthor, le dejó mucho tiempo libre para planear venganzas, conspiraciones y la dominación del mundo.

Zod intentó tomar el control de Kryptón con la ayuda de un ejército de clones de él mismo. Zod fue sentenciado a la Zona Fantasma por sus crímenes y por violar los derechos de autor de Star Wars, la batalla de los clones.
Zod fue liberado de su encarcelamiento por Kal-El cuando su sentencia había pasado. Sin embargo, lejos de haberse rehabilitado, trató de conquistar la Tierra.
Zod fue enviado nuevamente a la Zona Fantasma, de la cual escapaba en ocasiones, pero siempre vuelve a la cárcel.

La junta de la prisión está planteándose seriamente no concederle más permisos penitenciarios. Esto hace que busque un universo paralelo. En él, devasta la Tierra de ese universo lo que forzó al Superman del universo principal a buscarlo y regañarle. Durante su presidio enviaba a los alienígenas a la ciudad botella de Kandor y planeaba un golpe de estado cuando fue derrotado por Superman. Después de un tiempo, reveló su plan a largo plazo de volver rojo el sol y crear una corporativa turística. Esperamos que algún día se esté quietecito, pero tampoco es que sepa hacer otra cosa en la vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Para comentar en esta web hay dos vías. Una es usando los comentarios que cada página tiene para insultar a su autora y decir que este blog es una mierda. Tanta sinceridad puede llegar a que otros lectores se sumen a lo que es ya, un secreto a voces. La verdad duele.