viernes, 2 de agosto de 2013

Luke y Penny Mosby

Luke y Leia Mosby en 2038
Luke y Leia Penny Mosby son los hijos de Ted Mosby y Tracy Mosby. Sus vidas eran bastante tranquilas hasta que en 2030 su padre, el cual estaba hasta las cejas de Tamtrum empezó a contarle cómo conoció a mil guarrillas hasta conocer a la madre de ellos.
Lo que comenzó como una simple charla entre padre e hijos acabó con un cautiverio y tortura que duró nada más y nada menos que 9 años, ya que para desgracia de ellos, su padre tenía una memoria prodigiosa y se acordaba de todos lujo de detalles

Durante su cautiverio, vivieron en un zulo en el ático de la casa. Un lugar cerrado, sin ventanas ni luz. Solo un sofá en el que padecían la inhumana tortura. Solamente después de cuatro temporadas les permitió salir de la casa en una ocasión, pero cuando intentaron alertar a un agente ya no les dejó salir más, con la amenaza de contarles también como conoció a Joe Black.

Penny, la hija mayor,  nació en 2015. Durante su cautiverio intentó en dos ocasiones suicidarse dándose golpes con una enciclopaedia enciclopedia y la otra con una guía telefónica.

A Luke, su madre lo raptó a una familia de Waverly Place. Su madre adoptiva le lavó el cerebro para que no recordara nada. Tras el arresto de su padre, todo salió a la luz y volvió con sus padres, pero la experiencia le volvió esquizofrénico y se creía mago. Sus padres y hermanos le seguían el rollo hasta que al padre se le ocurrió la brillante idea de una especia de concurso entre hermanos para que solo uno de ellos quedara con poderes. Esto y una terapia de electroshocks fue determinante para su reinserción en la sociedad, aunque aun padece una ligera esquizofrenia que le lleva a afirmar que hay un Mono en el armario

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Para comentar en esta web hay dos vías. Una es usando los comentarios que cada página tiene para insultar a su autora y decir que este blog es una mierda. Tanta sinceridad puede llegar a que otros lectores se sumen a lo que es ya, un secreto a voces. La verdad duele.