jueves, 29 de agosto de 2013

Stanley Meyer

El pobre...tenía una carrera prometedora
 vendiendo cosas en la teletienda
Stanley Meyers fue un inventor que hizo varias patentes y trabajó para la NASA.
Su mayor logro fue desarrollar y patentar un coche capaz de funcionar con agua en vez de con gasolina. Meyer incluso afirmaba que su circuito puede funcionar sin necesitar que se añadiese más agua, pues la que sale por el tubo de escape se recicla.
El coste de la transformación es menor de lo que costaría el combustible necesario para la vida del motor.

Fue demandado por dos inversores a quien él había vendido su tecnología de pilas de combustible de agua. Su coche no pudo ser examinado por testigos ya que indicó que estaba bajo investigación del departamento de Energía y de Defensa de Estados Unidos. Actualmente está aparcado en doble fila en un garaje del Área 51.

Meyer había denunciado varias veces que había sido objeto de amenazas, ya que anteriormente había rechazado ingentes cantidades de dinero. Pero el inventor lo rechazó diciendo que esa energía era para el pueblo.

Mientras comía en un restaurante con su familia, se levantó gritando que lo habían envenenado. Corrió hacia su coche pero cayó muerto antes. Los médicos dijeron que había sido un aneurisma, pero de hecho, varios testigos vieron corriendo a un señor con un puro en la boca y un monje albino. Y donde hay monjes albinos, como todo el mundo sabe, hay cosas raras.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Para comentar en esta web hay dos vías. Una es usando los comentarios que cada página tiene para insultar a su autora y decir que este blog es una mierda. Tanta sinceridad puede llegar a que otros lectores se sumen a lo que es ya, un secreto a voces. La verdad duele.