jueves, 19 de septiembre de 2013

Heidi

Heidi fue una niña huérfana de padre y madre que fue llevada por su tía a las montañas suizas a vivir con su abuelo y pasarle el marrón. Hasta ahora solo se ha sabido poca cosa de su vida, solo lo más feliz, pero también tuvo un lado oscuro muy turbio con drogas, sexo y zoofilia. El caso es que en aquella montaña pasó de niña a mujer.

El abuelo la pervirtió y la sometió de tal manera que cuando fue libre decidió volver con su abuelo. La verdad solo se supo cuando aparecieron los diarios de Heidi, los cuales estaba ocultos en una cueva dentro de un tarro de mayonesa. Jamás se resolvió el asesinato de sus padres, pero todo apunta a su hermana Dete, pero ella declaró que fue el hombre manco y como todo el mundo sabe, los mancos no son gente de fiar.

Biografía

 

Su tía la quiso abandonar en un contenedor de basura, pero las autoridades le dijeron que aquello no era muy legal, así que decidió lo más humano, es decir, abandonarla en la montaña con un viejo que todo el mundo decía que estaba loco.
Pedro y Heidi en el prado emporraos

Al principio, el "Viejo de los Alpes", como es conocido en las aldeas de la cercanía, no estaba muy contento con tener que cuidar a la niña. Sin embargo luego descubriría habilidades en ellas muy útiles.
Conoció a Pedro, un pastor que de tanto masturbarse tenía los mofletes rojos. Juntos daban agradables paseos en las montañas con las cabras y fumando porros en el prado. Heidi rápidamente se gana el cariño de todos los del pueblo por que los abastecía de drogas, incluso a la abuela de Pedro, una anciana débil y ciega también que necesitaba marihuana con fines médicos para curarse los ojos.

Cogía tal pedo que creía que se columpiaba en un columpio cuyas medidas quedaría sin resolver debido a la complejidad de las variables y factores que componen el problema. Un eminente físico y probablemente, futuro Premio Nobel se puso manos a la obra y sorprendió a la comunidad científica internacional afirmando que el columpio de Heidi medía exactamente 20,25 metros.

 Porque sí, Heidi se drogaba y bastante. Si analizamos la melodía del principio, desvelaremos su adicción a las drogas. Analizando las distintas frases llegaremos a tal conclusión.
El que Heidi pida información a su Abuelito sobre los sonidos que oye (Abuelito, dime tú, que sonidos son los que oigo yo), o que "casi oye", puede indicar, básicamente que padecía una enfermedad congénita del oído, que la hacia incluso más sorda que el anciano antecesor o que el estado de Heidi estaba de alguna forma, alterado.
en otro artículo, analizaremos su secreta pasión zoofílica con niebla

Se confirma que el estado mental de Heidi está de algún modo alterado cuando dice "Abuelito, dime tu, porque en una nube voy"
Cuando dice Dime porque huele el aire así nuestro argumento cobra cada vez mas fuerza. Luego dice Dime porque yo soy tan feliz. El estado de euforia injustificada es evidente. Por último, la pequeña descarriada afirma que le es imposible alejarse de su proveedor habitual (Abuelito, nunca yo de ti me alejaré). Aunque este punto no hemos logrado demostrarlo científicamente. Dime por que todo blanco es hace referencia a uno de los productos que le brindaban esa felicidad tan inexplicable lo cual nos dice que no solo marihuana y cualquier cosa que se fumara en ese prado, sino también cocaína.

Luego la conclusión global es que Heidi era una consumidora habitual de estupefacientes, más concretamente, fumadora de derivados del cannabis (marihuana, hachis), lo que le proporcionaba un estado artificial de alegría eufórica. Además, puede deducirse que su Abuelo, contrario a cualquier sentido de la protección por su nieta, le proporcionaba tales sustancias, ya fuera de manera gratuita u obteniendo con ello un beneficio de cualquier tipo. Posiblemente no fuese su abuelo de verdad, sino su camello al que todos le llamaban "el abuelito".

Viaje a la ciudad
En la ciudad se hizo un Tuenti y ligó con muchos canis
Su tía volvía para llevarse a Heidi por que un ricachón le ofrecía pasta por la niña. Su tía pensaba que era para cepillársela. Pero no, solo la quería para que fuese la amiga de su hija inválida llamada Clara Sesemann, la cual estaba en silla de ruedas por una estampida durante una redada anti botellón. El caso es que allí tuvo que soportar a la señorita Rottenmeier, una solterona amargada que como no folló en su juventud no le gustaba que nadie más lo hiciera.

Regreso a la ciudad

 

Con las restricciones impuestas y la falta de drogas, Heidi empieza a tener el mono y a decir cosas extrañas. Un médico vestido de marrón muy serio dijo que aquello era porque echaba de menos el campo y que se iba a jugar al golf.

Mandan a Heidi al campo y se reúne con su abuelo y sus amigos en las montañas de los Alpes. Heidi recibirá la visita de Clara y su abuela y en las montañas se descubre que Clara no era inválida, si no que se lo hacía para cobrar el dinero del seguro y así no trabajar en su vida.

La señorita Rottenmeier que tonta no era, empezó a chantajear al padre y la cosa acabó con la contratación de un sicario y con la solterona con la lengua por corbata. Aquello desembocó en un escándalo tal que el gobierno decidió tirar una bomba atómica en el pueblo y matarlos a todos. Solo lograron escapar Pedro y Heidi, ya que ambos se metieron dentro de una nevera.

Madurez y muerte

 

Pedro y Heidi huyeron a Albacete, España. Allí se casaron y compraron un piso de mierda. Heidi empezó a tener hijos como una coneja. Los primeros años fueron muy duros, ya que el abuelo no les dejó nada en herencia al gastárselo todo en viagra.

Pedro empezó a tener problemas con la justicia y dio con sus huesos varias veces en la cárcel, la mayoría por violar cabras. Esto le creó tal fama que ya nadie le contrataba para cuidar sus cabras y estaba más tiempo en el paro que trabajando.

Harta de esta situación, se separó de su marido y vendió a sus hijos a un restaurante chino. Se fue a Hollywood donde puso un prostíbulo de alto nivel por el cual fue procesada tiempo después. Heidi arruinada, terminó en un psiquíatrico por sus evidentes problemas de bipolaridad y Pedro siguió con su vida hasta que le cayó un piano en la cabeza.
Heidi, deprimida, acabó tirándose de un puente y estrellándose contra el suelo. Hay quien dice que lo que quería era caer sobre una nube, pero la pobre no sabía que las nubes españolas no eran tan esponjosas que las de Los Alpes suizos.

Otros misterios

 

  • ¿Qué tiene el aire de los Alpes que por respirarlo Clara vuelve a andar? 
  • Se ha demostrado que aún tiene su domicilio en Briviesca bajo un sobrenombre, estos rumores todavia no han sido confirmados.
  • ¿De donde cuelga Heidi su columpio en la canción del principio?
  • ¿Es cierto que en los Alpes las nubes miden 1 metro cúbico y tiene el tacto de una almohada?
  • ¿Porque Clara iba a tan fria montaña descalza? Ademas de paralítica queria coger una pulmonía?
  • Cómo mantenía el abuelo de heidi un chalet en lo alto de una montaña con la mierda que cobra un jubilado?
  • ¿Porqué niebla siempre esta durmiendo?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Para comentar en esta web hay dos vías. Una es usando los comentarios que cada página tiene para insultar a su autora y decir que este blog es una mierda. Tanta sinceridad puede llegar a que otros lectores se sumen a lo que es ya, un secreto a voces. La verdad duele.