lunes, 9 de septiembre de 2013

Henry Thomas

Pues sí, estoy encasillado
Henry Thomas es un actor estadounidense. Recordado por su papel como Elliot en la película E.T: El extraterrestre de Steven Spielberg. Y ya está.

Cuando el extraterrestre con forma de cagada de elefante se fue a su planeta en su poco discreta nave, se llevó con él todas las opciones de Henry Thomas para convertirse en una gran estrella. Pese a haber trabajado con Scorsese (Gangs of New York), y haber encarnado a Norman Bates, la gente por la calle le toca los cojones con lo de "Mi caasa... Teleeefono".

Su encasillamiento empezó en la primera película tras E.T. Misunderstood fue traducida incomprensiblemente al español como Elliot, mi mejor amigo. El único reconocimiento de su carrera fue la cadena musical VH1, al incluirlo en el Top 100 de las mejores estrellas infantiles.

Dejó el cine a un lado y se dedicó a estudiar. Volvió al cine un lustro después con Valmont de Milos Forman, una adaptación de Las crueles intenciones de Choderlos de Laclos, que podría haber supuesto un impulso a su carrera, pero ese mismo año se estrenó Las amistades peligrosas, que adaptaba la misma novela y que eclipsó la película de Eliott Henry.

Contrariado, no le quedó más remedio que aceptar papeles en películas de televisión donde llegó a encarnar al joven Norman Bates en Psicosis 4 y una retahíla de películas de baja estofa.
En 1994 Edward Zwick le rescató para acompañar a Brad Pitt en Leyendas de pasión. Luego llegó Gangs of New York, 11:14: Destino Fatal, pero nunca volvió a la cumbre. Lo asumió y se dedicó a la música y fundó su propia banda de rock, The Blue Heelers, la cual se fue al garete. Actualmente solo escribe canciones y cada vez que alguien le hace la coña del dedo señalando al cielo, le rompe las piernas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Para comentar en esta web hay dos vías. Una es usando los comentarios que cada página tiene para insultar a su autora y decir que este blog es una mierda. Tanta sinceridad puede llegar a que otros lectores se sumen a lo que es ya, un secreto a voces. La verdad duele.