lunes, 9 de septiembre de 2013

Kirk Cameron

Kirk Thomas Cameron es un actor estadounidense, conocido por su papel de Mike Seaver en Growing Pains y para de contar.

Hoy en día mata el tiempo persiguiendo con una guadaña a los gays y teniendo criajos a mansalva.
Teniendo en cuenta que Cameron niega el darwinismo y otras muchas cosas con probada base científica, es obvio lo que opina sobre la homosexualidad y el matrimonio gay.

El caso es que este actor cree tanto en Dios que hasta se atreve a desacreditar a Stephen Hawking. Esto hacía pensar que durante los 80 vivió excesos con las drogas tales que tenía delirios de grandeza y que se dedicó a tener sexo a tutiplén pero la realidad estaba muy lejos de esto.

Un buen día, a los 17 años vio la luz y tras una vida en la que jamás había ido a la Iglesia decidió convertirse al Cristianismo y recién descubierta esta fe religiosa empezó a quejarse que Los problemas crecen era una serie llena de inmoralidades. Llegó hasta tal punto su fanatismo religioso que incluso tuvo una bronca con los productores por un capítulo donde el personaje de Mike Seaver pasaba la noche con su novia en la serie en su habitación.

Los productores tuvieron que cambiar el guión para aplacar la furia cristiana de Kirk que incluso llegó a llamar por teléfono al presidente de la cadena ABC para acusarle de pornógrafo.
Fundó una comunidad llamada The Way of the Master, que vende cursos de evangelización a distancia, y se negó a hacer películas que no tuviesen un contenido estrictamente religioso y tiró a la basura su carrera cinematográfica.

La trilogía de Left Behind es su proyecto más ambicioso en cuanto a films cristianos. Pura locura evangelizadora para comer el coco a los incautos. Pero Kirk no se detuvo ahí, su fanatismo religioso y sus ansias por convertir a la humanidad entera al Cristianismo le hizo dar el paso definitivo convirtiéndose en predicador.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Para comentar en esta web hay dos vías. Una es usando los comentarios que cada página tiene para insultar a su autora y decir que este blog es una mierda. Tanta sinceridad puede llegar a que otros lectores se sumen a lo que es ya, un secreto a voces. La verdad duele.