miércoles, 11 de septiembre de 2013

Ramón Sampedro

La vida es como una caja de bombones.
Nunca se sabe cuando te va a tocar uno con cianuro
Ramón Sampedro fue un tetrapléjico desde los 25 años que dedicó toda su vida a pedir que una tal Eutanasia viniese a verlo. Hay quien cree que solo era uno que pilló la posturita y no quiso levantarse más.

Llevaba una existencia bastante normal para el estado en que se encontraba, pero se obsesionó con la idea del suicidio desde que recibió la visita de miembros de asociaciones pro-eutanasia.

Murió envenenado por la Ramona Pechugona, la cual estaba hasta el moño de limpiarle las babas, todo ello aderezado con patrañas y demasiados intereses por medio. Alejandro Amenábar aprovechó para hacer una película llamada Mar adentro "inspirada" descaradamente en Condenado a vivir.

Por desgracia, Javier Bardem no se suicidó de verdad y sigue haciendo películas. Por su parte Nacho Cano se inspiró para crear Hoy no me puedo levantar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Para comentar en esta web hay dos vías. Una es usando los comentarios que cada página tiene para insultar a su autora y decir que este blog es una mierda. Tanta sinceridad puede llegar a que otros lectores se sumen a lo que es ya, un secreto a voces. La verdad duele.